Porco Rosso

Porco Rosso

miércoles, 12 de diciembre de 2018

SUPER MARIO BROS de Anabel Jankel y Rocky Morton - 1993 - ("Super Mario Bros".)


Mario y Luigi son dos hermanos de Brooklyn, Nueva York, que trabajan como fontaneros. De casualidad, conocen a una guapa paleontóloga llamada Daisy... Y de casualidad también, van a ser transportados a un mundo increíble lleno de maravillas pero igualmente lleno de peligros.


En 1993, salió al mercado una de las películas más famosas (tristemente célebres diría yo) basadas en un videojuego: "Super Mario Bros". Ahora que se ha anunciado que habrá una de "Sonic", el erizo de Sega, es un buen momento para recordar, aunque sea de pasada, este despropósito que, sin embargo, se ha convertido en un filme de culto. Para empezar, hay que decir que a principios de los noventa era extremadamente difícil llevar a la pantalla un videojuego como el de los personajes estrella de Nintendo: unos hermanos fontaneros que saltan sobre tortugas y comen setas que les hacen gigantes y flores que les hacen tirar fuego. Cualquier aproximación hoy en día, con los efectos especiales de los que disponemos, ya es harto complicada: imagínense en 1993. Aparte de que el argumento es una basura, los diálogos patéticos y los personajes terribles, casi cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Mario y Luigi (Bob Hoskins y John Leguizamo) son dos hermanos fontaneros... Y fin. La princesa Daisy es una paleontóloga, Bowser es Dennis Hopper con la lengua larga, Yoshi es un dinosaurio que trata de aprovechar el tirón de "Parque Jurásico", Toad es un cantautor interpretado por el músico Mojo Nixon, las koopa troopas son unos tiarracos inmensos y el reino de las setas es una ciudad a lo "Blade Runner", pero salchichera. Algún efecto especial es resultón para la época, pero nada más. El caso es que esta película es como he dicho de culto (por curiosa y a la vez por mala) y, posiblemente, tenga algún remake en algún momento. Para bien y para mal, es famosa.


martes, 11 de diciembre de 2018

SUSPIRIA de Luca Guadagnino - 2018 - ("Suspiria")


1977. Susie Bannion es una estudiante de danza norteamericana que viaja a Berlín para ingresar en la escuela de Madame Blanc, una de las profesoras más prestigiosas del mundo. En el lugar, situado junto al muro que divide en dos a la ciudad, ocurren cosas verdaderamente extrañas. Mientras, Alemania vive un momento tumultuoso y las calles de la vieja capital arden de indignados y movimientos sociales revulsivos.


Pensaba, como hago muchas veces, comentar la película original antes de su remake, pero con esta "Suspiria" de Luca Guadagnino no lo voy a hacer porque creo que Darío Argento merece una presentación mejor y acompasada de toda su obra, como hago con los grandes directores, y porque esta película se aleja mucho, pero mucho, mucho, de su original. El director de "Call my by your name" afronta algo ciertamente difícil: rehacer un clásico indiscutible del cine de terror. Vaya, que le van a llover hostias sí o sí y de todas partes. Y bueno, opta por separarse mucho de este clásico, lo cual no es ni malo ni bueno a priori, y hacer casi su propia película. "Suspiria" de 2018 es un ejercicio estético y argumental arriesgado, y le agradezco la valentía, pero a mi se me queda a medias. En lo visual, es portentoso y hermosísimo: nada que discutir, ni por asomo. Sus coreografías, su fotografía, su ambientación, su juego con el color, es suficiente homenaje, sobrado, a la obra de Argento, y además es que el acabado es verdaderamente precioso, una delicia. En lo argumental, no acaba ya tan bien la cosa, esencialmente porque la trama es abrupta, deja demasiadas cosas en el aire y, además, se pasa sobradamente de las dos horas, con lo cual el interés se pierde bastante.


Quiere tocar muchos palos Guadagnino, e ir más allá del relato original: la maternidad, la marginación y fortaleza de la mujer, la culpa, los restos de las dictaduras, el trauma de la guerra, la pérdida, la muerte... Todo esto está muy bien, pero no cuando está excesivamente diluido y no cuando se quiere acaparar tanto y con tanta ambición. Hay personajes además que se quedan colgando, que prometen y no dan, y eso es también un fallo, pienso.


Tiene "Suspiria" otros méritos también, a pesar de todo. Su plantel de actrices es absolutamente soberbio. Todas, y cuando digo todas, es todas, están esplendorosas. Dakota Johnson se quita el fantasma de las "50 sombras de Grey" y nos deja anonadados con una interpretación absolutamente sublime, inolvidable. Y Tilda Swinton, haciendo un papel doble (y uno de ellos masculino, excelentemente maquillado), directamente es que se nos merienda. Y otras como Mia Goth o Chlöe Grace Moretz idem. El remake de esta obra capital del cine de terror tiene muy buenas intenciones, y es muy ambicioso, y trata en todo momento de ser mucho más que un simple producto de encargo, pero la ambición hace aguas y no redondea algo que necesitaba tal vez de un poquito más de humildad. Buen intento, pero no es suficiente.


lunes, 10 de diciembre de 2018

INCIDENCIAS de José Corbacho y Juan Cruz - 2015 - ("Incidencias")


Es 31 de diciembre y el último tren rápido del año que va de Barcelona a Madrid sale de la ciudad condal. Hay muy pocos pasajeros y tanto ellos como los trabajadores del transporte están deseando llegar a su destino para salir de allí y celebrar la Nochevieja. Sin embargo, algo ocurre en el peor momento: el vehículo se rompe a mitad de camino, y se queda varado en medio del campo. Entonces, todo el mundo se enfada y empieza a ponerse nervioso...


Después de la irregular pero bienintencionada "Cobardes", que trataba de poner en la picota un lastre tristemente tan célebre como es el del acoso escolar, José Corbacho y Juan Cruz volvieron a la comedia en "Incidencias", que es una de las peores películas del cine español de los últimos años. La verdad, sin medias tintas: es que no tiene casi nada bueno, y miren que lo he buscado, pero no hay manera. Un grupo de gente diversa se ve atrapada en un tren que se rompe justo el día de fin de año y se queda varado en medio del campo. Vaya, que todo esto trata descaradamente de aprovechar el tirón de "Los amantes pasajeros" pero cambiando el medio de transporte. Y es mucho peor (y miren que a mi esta comedia de Almodóvar, gustándome mucho Almodóvar, no me gustó, valga la redundancia). Los personajes son tópicos sin interés todos ellos, la trama es una tontería, los gags no tienen gracia ninguna, los chistes verbales son terribles la gran mayoría y algunos buenos actores están tirados en la basura en papeles cutres y hasta vergonzantes. La película, para colmo, tiene ínfulas de retrato social sobre el miedo al diferente que están muy bien, siempre que cumplan, cosa que aquí no hacen: es que está todo tan mal hecho que incluso el guión se llega a olvidar a personajes. Muy en serio lo digo: los que hayan visto la película sabrán a qué me refiero. No hay manera con "Incidencias". Ni su simpático toque de falso documental ayuda. Es una comedia mala, aburrida y sin interés ninguno. No merece nada la pena.


sábado, 8 de diciembre de 2018

ROMA de Alfonso Cuarón - 2018 - ("Roma")


Principios de los años setenta. Cleo es una joven sirvienta que vive en México D.F. y que trabaja para una familia de la Colonia Roma, un barrio de clase media-alta de la ciudad. Esta familia, a pesar de estar muy bien acomodada gracias al sueldo del padre, que es médico, tiene ciertos problemas internos. La propia Cleo, además, está a punto de pasar por uno de los peores momentos de su vida.


Si hay algo que me fascina de Alfonso Cuarón es su eclecticismo insobornable, su capacidad para saltar de un género a otro con una facilidad pasmosa y encima... Hacer que casi todas sus películas sean buenas. El señor adapta a Charles Dickens, y luego hace una comedia dramática, y luego una película de Harry Potter (la mejor de toda la saga, por cierto), y luego un drama distópico de ciencia ficción y luego una aventura espacial y ahora nos viene con un drama costumbrista inspirado en su propia infancia y en las mujeres que lo cuidaron entonces. Y lo clava. "Roma" es una maravilla. Es dura, pero conmovedora. Es un trozo de vida de los años setenta en México D.F., y habla de toda clase de asuntos integrándolos perfectamente en la historia de una criada del hogar de aquellos tiempos. Tenemos clasismo e hipocresía social, y discriminación del indígena, y pobreza, y machismo, y aporafobia, y represión del estado, pero también una humanidad increíble alejada de todo maniqueísmo posible. Los personajes son reales, creíbles cien por cien, dolorosos casi, y están espléndidamente interpretados y todos tienen una pirueta llena de significado que realizar frente al espectador para enriquecer su fresco coral. Desde la mencionada criada hasta sus jefes, de familia rica, pasando por su desconsiderado novio o por los ambiguos niños a los que cuida. Casi ninguno es bueno ni malo, y el a priori más clasista sorprende con destellos de bondad inesperados.


El caleidoscopio social y emocional de "Roma" es maravilloso, inolvidable, de una lucidez brutal, y contrapone las vidas en la ciudad y en el campo, en la riqueza y en la pobreza, en el cuerpo de un hombre y en el de una mujer. Su fotografía es portentosa, inolvidable, y escenas para el recuerdo tiene cientos, y momentos que ponen los pelos de punta otros cuantos (el plano de la playa y las olas quedará para los anales de la historia del cine: es un clásico instantáneo, desde ya, desde ayer). La nueva película de Cuarón te atrapa y no te suelta, te sumerge en el claroscuro total, te enseña que la vida no es cuestión de blancos y de negros y te muestra que todos somos vileza y luminosidad. Maravillosa. Imprescindible.


viernes, 7 de diciembre de 2018

CADÁVER de Diederik Van Rooijen - 2018 - ("The Possession of Hannah Grace")


Megan Reed, una chica de Boston con un problema con el alcohol que está pasando por una mala etapa en su vida, empieza a trabajar en el turno de noche del depósito de cadáveres de un hospital. El trabajo es monótono pero tranquilo, y la mantiene con la mente ocupada. Un día, sin embargo, le traen un cuerpo especialmente destrozado... Y algo monstruoso empieza a ocurrir.


Diederik Van Rooijen es un director holandés que ha realizado hasta la fecha tres películas: los thrillers "Taped" y "Daylight", dirigidos en su país natal, y ya en los USA la comentada "Cadáver".


"Cadáver" (de nombre real "The Possession of Hannah Grace", cágate lorito), que de alguna manera viene a aprovechar el tirón de "La autopsia de Jae Doe", de 2016, es otra más (otra más) de esas películas de terror fabricadas en serie, como churros, para sacar pasta una temporada y luego ser olvidadas. Y, a pesar de todo, no es tan mala como otras, aunque eso no la hace especialmente buena. Una joven con trauma a las espaldas entra a trabajar en el turno de noche del depósito de cadáveres de un hospital y algo ocurre. Todo es un puro tópico: los personajes son todos cartoncitos llenos de frases típicas y acciones típicas (y los secundarios solamente sirven para morir y nada más), la trama va de un exorcismo cutre (es lo primero que se ve al empezar el filme, no es spoiler) con todos los lugares comunes del mundo, los sustos nos los conocemos todos "de pe a pa" y ni innovan ni tratan de hacerlo (y miedo, cero), las resoluciones son pencas y predecibles y el escenario es artificialmente oscuro y nada real (un hospital sumido constantemente en la penumbra... Ojú). El caso es que tampoco es nada vergonzante y la película no tiene pretensiones de ninguna clase salvo las de hacer pasar un buen rato. No la puedo salvar porque no es salvable, pero tampoco es de lo peor que he visto de su género y, dentro de todo lo tópica que es, tampoco resulta incoherente dentro de sus incoherencias, aunque te la sepas de memoria. Terror de usar y tirar, pero terror al fin y al cabo no demasiado indigesto. No les molestará pero tampoco les apasionará.


jueves, 6 de diciembre de 2018

LOS PINGÜINOS DE MADAGASCAR de Simon J. Smith - 2014 - ("The Penguins of Madagascar")


Durante la gran fiesta en el vagón del tren del circo, los pingüinos Capitán, Kowalski, Rico y Soldado se meten en uno más de sus líos y acaban descubriendo una terrible conspiración mundial... Que quiere acabar con todos sus compatriotas a lo largo del planeta. De ellos depende el destino de todos los pingüinos. Sin embargo, y por suerte, no van a estar solos ante el peligro...


Todas las compañías de animación tienen su parte fagocitaria, y parece injusto decirlo de Dreamworks cuando está ahí Disney comiéndose franquicias a lo bestia y vendiendo merchandising desde hace montones de décadas como si no hubiese un mañana, pero es que lo que Dreamworks hace a veces es de traca. "Los Pingüinos de Madagascar" es un "spin-off" de los secundarios cómicos de esta saga manoseada, secundarios cómicos que ya tuvieron una serie previa. Y como en "Cars II" en 2011 Pixar hizo un homenaje a las películas de espías de rollo James Bond, pues en 2014 el estudio de "Shrek" hace lo mismo con esta cinta y santas pascuas (y no es que "Cars II" fuese una maravilla: es de lo peorcito de Pixar con mucha diferencia, por cierto). Tenemos lo esperable: una aventura de los pingüinos donde ya explotan sus chistes a mansalva y, la poca gracia que ya les quedaba en "Madagascar III", la pierden del todo. Son cansinos, pesados, repetitivos. Y se enfrentan a un pulpo malévolo que odia a los pingüinos con la ayuda de unos secundarios nuevos que son una orden de animales agentes secretos que ayudan a otros animales con problemas. Originalidad cien por cien, claro. Todo ello con una trama típica y tópica, predecible, desganada como siempre en esta saga, con algún chiste aislado con cierta inteligencia y paren ustedes de contar. "Los Pingüinos de Madagascar" es merchandising cinematográfico puro, es pasar la gorra con el peor de los descaros y sin ningún cariño. Pura fagocitación sin originalidad y con abulia. Qué poca vergüenza.


miércoles, 5 de diciembre de 2018

MADAGASCAR III. DE MARCHA POR EUROPA de Eric Darnell, Conrad Vernom y Tom McGrath - 2012 - ("Madagascar III: Europe's Most Wanted")


Tras una temporada en África, Alex y sus amigos sienten nostalgia de su zoo de Nueva York y deciden volver. Sin embargo, necesitan una vez más la ayuda de los pingüinos, que ahora están haciendo de las suyas en un casino de Montecarlo. La cosa, como era de esperar, se desmadra... Y acaban perdidos por media Europa.


Con  "Madagascar III. De marcha por Europa", la cosa ya no cuela. No cuela porque la desgana es todavía más bestia que en sus anteriores entregas y porque el equipo está, tras su éxito, tan increíblemente acomodado en la franquicia, que ya todo les da absolutamente igual. Los protagonistas, sin ningún sentido, después de todo lo vivido en las dos primeras partes para asentarse en África, deciden por la cara que ahora echan de menos su zoo de Nueva York y que tienen que volver, y cogen y se piran de nuevo... Pasando tres kilos de sus familias y amigos. Todos los personajes secundarios de "Madagascar II" al carajo: no valen para nada, ni van a estar ni se les va a esperar en ésta. Con el peor de los desprecios por el espectador, los ignoran como si no existiesen y hala: nueva aventura. Empezamos fatal y terminamos peor: ahora la acción se va a Europa y nos metemos en el mundo del circo con nuevos personajes que tienen su gracia pero que no dejan de ser tópicos y que no aportan nada. En especial, la villana de turno tiene carisma, pero no sirve para nada más que para soltar tipismos franceses. La trama es la colección de gags de siempre ya repetidos hasta la saciedad y con su esperada corrección política, y las incoherencias con la saga están por todas partes. Total, da igual todo... ¡Si es para niños! ¡Lo solucionamos con una historia de amor y listos! Y el desenlace es lo más improvisado y cutre que he imaginado nunca... Se nota que no hay trabajo en el guión, que no hay cariño, que no hay nada más que pelas y pelas y más pelas. Una película muy lastimosa, de verdad. Menuda pamplina improvisada y sin alma.


martes, 4 de diciembre de 2018

MADAGASCAR II de Eric Darnell y Tom McGrath - 2008 - ("Madagascar: Escape 2 Africa")


Los pingüinos han conseguido reparar el viejo avión y ponerlo en funcionamiento y Alex y sus amigos se marchan con ellos fuera de Madagascar hacia las grandes llanuras del gran continente africano. La cosa es que el avión no es perfecto y... Se estrellan. Y se estrellan en el territorio que domina... La familia de Alex.


"Madagascar II" es la esperada secuela de "Madagascar", uno de los más grandes éxitos de Dreamworks Animation junto a "Shrek". Y es eso: una esperada secuela. Con todo lo peor que ello conlleva. Como la primera entrega, tiene algún gag interesante o más o menos inteligente, pero en general, es una colección de chistes y escenas de acción bastante desganadas con los tópicos de siempre y con la corrección política esperable dentro de una trama típica y predecible que parodia en parte a "El Rey León". Alex vuelve a ser el protagonista principal y como nuevos personajes de la función tenemos a su familia leona (lo mejor de la película, aunque tampoco es que sea el culmen del carisma) y los demás caracteres repiten papel sin avanzar prácticamente nada. Te lo sabes todo de memoria y si eres mayor de diez años no encontrarás ninguna sorpresa. Tampoco te parecerá sin embargo una película indignante o vergonzante, la verdad, pero la olvidarás al poco tiempo. "Madagascar II" es una segunda parte facilona, hecha con abulia y tan comercial que llega a ser oportunista. ¿Qué más se puede decir de ella salvo que a pesar de todo no es que sea una cinta horrorosa? No hay más dónde rascar, en serio. Es una pena que Dreamworks se haya dedicado, salvo casos excepcionales, a hacer estas cosas. Con lo bien que empezó y con lo serias que eran bastantes de sus primeras creaciones.


lunes, 3 de diciembre de 2018

MADAGASCAR de Eric Darnell y Tom McGrath - 2005 - ("Madagascar")


Alex, el león más famoso del zoo de Central Park de Nueva York, lleva una vida tranquila y cómoda con sus mejores amigos, la cebra Mary, la jirafa Melman y la hipopótama Gloria. Todos habitan en el recinto en plena seguridad, con la mejor comida todos los días y siendo idolatrados por los visitantes. Pero un día, se enteran de que los pingüinos están ideando un plan... Un plan para escapar. Y algo se despierta dentro de ellos.


Después de "Shrek", "Madagascar" es posiblemente la saga más exitosa de Dreamworks Animation, y tiene todos sus "tics" para bien y para mal, aunque con menos incorrección política. La compañía de animación a partir de las aventuras del ogro verde y sus amigos no arriesga demasiado salvo momentos puntuales, y "Madagascar" no deja de ser un "Shrek" con animales africanos: un león, una cebra, una jirafa y una hipopótama, con unos pingüinos que son los secundarios cómicos de la función, viven aventuras para regresar a su continente. El humor es esencialmente divertido, pero como he dicho no arriesga y, para colmo, la incorrección política que había por lo menos en las dos primeras entregas de la serie del mencionado "Shrek" no está. Tenemos algún chiste inteligente por ahí, sí, pero la mayoría de ellos se basan en gags anacrónicos y que comparan el mundo humano con el animal y todos bastante tontillos y simplones. La ideología es la de siempre, y aunque no llega a tener un tono excesivamente demagógico, está muy lejos de la limpieza y la inteligencia de las producciones de Pixar. Hay algunos momentos buenos, como el clímax con las hienas o, especialmente, los de los mentados pingüinos, que pueden llegar a ser cansinos pero que en lo esencial son simpáticos, pero no hay nada más en "Madagascar". Lo tengo que decir otra vez, pero esta saga no es otra cosa que la hermana cutre de "Shrek": una saga para niños pequeños o para un público poco exigente. Curiosamente, fue un gran éxito y ha tenido hasta la fecha tres secuelas. Es una lástima lo de Dreamworks: empezó de puta madre, de verdad, pero se maleó de muy mala manera, valga la redundancia.


domingo, 2 de diciembre de 2018

SUPERLÓPEZ de Javier Ruiz Caldera - 2018 - ("Superlópez")


Juan López es un joven que ha crecido con unos poderes sobrehumanos que nunca ha comprendido y que le han fastidiado bastante. No es fácil vivir siendo diferente al resto y nunca ha tenido grandes amigos. Hoy, trabaja en una gris oficina y trata de pasar desapercibido. Sin embargo, algo ocurre... Algo que le obliga a cambiar y a aceptar quién es y quién puede llegar a ser.


Me gustó bastante cómo Javier Ruiz Caldera adaptó "Anacleto: Agente Secreto", el cómic de Vázquez, en 2015, y me ha vuelto a gustar cómo lo ha hecho ahora con el "Superlópez" de Jan, que se ha convertido en menos de un mes en el gran estreno español de este año (y eso encima cuando al año ya le quedan dos telediarios). Vale, la película no es maravillosa, y su humor trata de ser social y político y muchas veces es totalmente simplón y basado en lugares comunes, pero es cierto también que tampoco este humor es vergonzante y que, en general, capta muy bien la esencia de las viñetas. Superlópez es Dani Rovira, que, por suerte, no es Dani Rovira: interpreta al superhéroe español por antonomasia y no se interpreta a sí mismo, ni mete chistes tontos, ni hace "andalucismos" (ustedes me entienden): su humor es respetuoso con el de Jan, y eso es muy de agradecer. El resto del reparto también está muy bien: todos los secundarios, y en especial Maribel Verdú, cumplen sobradamente y entregan a personajes con carisma. Y tanto la estética como los efectos especiales están geniales: ninguno da el cantazo y las escenas de acción son dinámicas, imaginativas y divertidas, mientras que la ambientación moderno-cutre de esa España de los cómics donde se dan la mano los electrodomésticos más modernos y los bares de pinchos de tortilla en una unión entrañable e indisoluble está muy, muy bien recreada, muy plástica, muy colorida. "Superlópez" también tiene una trama, finalmente, que si bien es simple y predecible, tampoco da gato por liebre: trata de divertir y fin, y lo logra con creces. Podría haber sido mejor, vale, pero también podría haber sido peor y haber tirado por lo facilón: por el humor televisivo penco o por hacer otro "Torrente" más, y la verdad es que no ha hecho ninguna de las dos cosas.