Porco Rosso

Porco Rosso

domingo, 2 de octubre de 2016

AMADOR de Fernando León de Aranoa - 2010 - ("Amador")


Marcela, una joven inmigrante sudamericana que trata con muchas dificultades de labrarse un futuro en España, encuentra trabajo cuidando a Amador, un anciano enfermo y postrado en la cama al que su familia no hace demasiado caso. Entre ambos surge una relación especial y empiezan a sentirse cómodos el uno con el otro. Sin embargo, algo ocurre un día... Algo que cambia de golpe y radicalmente la vida de Marcela.


Después de la extremadamente valiente pero finalmente fallida "Princesas", Fernando León de Aranoa sigue dando palos de ciego con "Amador", una película de nuevo social, como la mayor parte de su cine, que mete la pata al intentar mezclar géneros sin mucho orden y con menos concierto. Lo que comienza como un retrato de la dura vida que tienen los inmigrantes que tratan de labrarse un futuro mejor en la España de la crisis económica actual y del abandono al que se ven sometidos los ancianos después de toda una vida dedicada al trabajo y a sus familias, termina siendo una suerte de extraña comedia negra que se va alternando con retazos de cine minimalista y con algo indefinido que parece ser una suerte de realismo mágico totalmente fuera de lugar. El cóctel no es explosivo: no tiene ningún sabor. No sabemos hacia dónde va "Amador" y lo peor es que llega un momento en el que no nos importa lo más mínimo. El mensaje social inicial se diluye en un retrato de la relación de los vivos y los muertos que no viene a cuento con un humor sin gracia, extraño y que no se sabe muy bien qué pinta en un conjunto que trata de ser un drama. Los diálogos son malos para colmo, y la trama va dando tumbos y colocando giros de guión improvisados sin parar para salir adelante de cualquier manera. Los personajes son también excesivamente tópicos y los actores que los interpretan están bien, eso sí, pero no hay donde pellizcar en semejantes caracteres (la inmigrante sufrida, el viejo moribundo aún más sufrido, la prostituta que hace gracietas infumables -qué personaje más pesado, joder, es que es inaguantable-, los familiares del anciano cabrones y deshumanizados...). "Amador" es pura indefinición, y además está llena de aristas de bulto. Para mi es la peor película hasta la fecha de Fernando León de Aranoa con diferencia, y me consta que no soy el único que piensa así. Este director funciona mejor cuando trata historias comunes, reconocibles, de gente normal y corriente que vive en el mundo cotidiano más cotidiano, que no vive de repente aventuras negras o "extraordinarias" de baratillo. Los ejemplos perfectos con "Barrio" y "Los lunes al Sol", y creo que en esta estela tiene que seguir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada