Porco Rosso

Porco Rosso

lunes, 23 de enero de 2017

ATLANTIS: EL IMPERIO PERDIDO de Gary Trousdale y Kirk Wise - 2001 - ("Atlantis: The Lost Empire")


El joven lingüista y cartógrafo Milo James Thatch tiene un sueño: retomar el proyecto de su abuelo de encontrar la famosa Atlántida de las leyendas, el continente perdido. Milo no tiene suerte sin embargo: nadie quiere financiarle una expedición que creen que es obra de la mente de un loco. Por suerte o por desgracia, un día, al llegar a su departamento, alguien misterioso le está esperando... La aventura que soñaba está a punto de comenzar.


No está demostrado y Disney siempre callará y bla bla bla, bla bla bla, pero su película "Atlantis: el Imperio perdido" es un plagio descaradísimo de "Nadia", una famosa serie japonesa de 1990 que dirigió Hideaki Anno, el autor que luego crease la todavía más famosa "Neon Genesis Evangelion" y que acaba de estrenar "Shin Godzilla", el reinicio japonés de la mítica franquicia del monstruo más célebre de oriente. "Atlantis" tiene la misma historia que "Nadia" con pocas, muy pocas, poquísimas variantes incluso. Los dos protagonistas femeninos se parecen mucho. Y los dos protagonistas masculinos no es que se parezcan: es que son iguales. Al igual que ocurre con una buena parte de los secundarios. Y de los villanos también. Y de los submarinos y las máquinas en las que viajan. Y el continente perdido que buscan y la forma de acceder a él por medio de una piedra mágica igualmente. Es todo una copia del manga tan increíblemente descarada que da hasta rabia que para algunas personas sea la película de Walt Disney más conocida que la por cierto estupenda serie del estudio Gainax (y eso que "Atlantis" ni siquiera es uno de los clásicos clave ni de las películas más conocidas de la compañía de Mickey Mouse y del Pato Donald). Y bueno, ahora la pregunta: ¿Influye esto algo a la calidad de "Atlantis"? Pues lo cierto es que no, pero el valor artístico se pierde, por lo menos desde mi punto de vista. Creo que la originalidad es algo muy importante en cualquier obra, y es cierto que está casi todo inventado y que todo artista se inspira en otros artistas y en otras obras. Pero una cosa es la inspiración y otra cosa es el calco descarado y de poca vergüenza. Dejando esto a un lado, hay que decir que "Atlantis" es entretenida. No es la mejor película de Walt Disney, pero es una solvente cinta de aventuras con un buen ambiente steampunk, muy conseguido y lleno de detalles, y que entretiene y deleita con una animación que es, como siempre, excelente. No es una mala creación animada, hay que ser objetivo, aunque tampoco sea una obra maestra. Pero la cara dura molesta a los que nos gusta el buen cine y la buena narrativa.


domingo, 22 de enero de 2017

TRAFFIC de Steven Soderbergh - 2000 - ("Traffic")


Javier Rodríguez es un policía mexicano que lucha contra la droga en la frontera con los USA y que es contratado por un alto funcionario de su país para que atrape a un asesino a sueldo del cartel de Tijuana. Robert Wakefield es un juez de Ohio que es nombrado Jefe de la Oficina del Presidente de la Política Nacional del Control de Drogas y que está dispuesto a todo por acabar con este problema. Helena, una mujer de San Diego, ve cómo su marido, traficante, es atrapado por la DEA, y su vida se transforma en una pesadilla. Las tres historias están relacionadas.


Como decía ayer, el año 2000 fue un gran año para Steven Soderbergh, y "Erin Brokovich" una película muy premiada y exitosa. Sin embargo, fue "Traffic", del mismo año también, la que le terminó de encumbrar en aquel principio de siglo y la que fue su película más premiada hasta entonces y la más aclamada también desde su famoso debut, "Sexo, mentiras y cintas de vídeo". Esta película es una de las que mejor nunca han retratado el universo gigantesco que se mueve alrededor del tráfico de drogas. Narra tres historias diferentes que lo ven desde tres puntos de vista básicos pero interrelacionados: los grandes traficantes de la frontera de México y los policías que luchan contra ellos, los mafiosos de los USA y sus familias y los miembros de la DEA que combaten a los primeros y los legisladores de los USA que luchan contra la droga desde los tribunales y los despachos. El espectro toca a todo clase de personajes: desde los mencionados traficantes a gran escala hasta los que viven del menudeo de tres al cuarto en barrios marginales pasando por los diversos agentes de la ley que los combaten, las familias respectivas de todos ellos o los jóvenes que consumen para pasarlo bien. Con un montaje absolutamente prodigioso, de matrícula de honor, Steven Soderbergh construye una trama compleja, retorcida, llena de claroscuros y de ambigüedades, donde nada es estrictamente blanco o negro ni maniqueo y protagonizada por unos personajes redondos, clavados, que además están interpretados de forma genial. Desde un Benicio del Toro soberbio hasta una Catherine Zeta-Jones impresionante pasando por un grandísimo Michael Douglas, un genial Don Cheadle o un destacado Dennis Quaid, todos, absolutamente todos, y hasta los secundarios, entregan unos papeles inolvidables. Soderberg además utiliza un recurso muy personal y útil para dividir la acción y que el espectador no se pierda en su complejidad y en su maraña de hechos y datos: separar por colores los tres estrados de argumento; color básico para la historia de la DEA, amarillo para México y azulado para el juez de los USA. Personalidad a raudales para poner la guinda del pastel a un filme inolvidable y con un mensaje directo y brutal sobre la lucha contra la droga, la violencia y la corrupción. "Traffic" es una obra maestra. Indiscutible.


sábado, 21 de enero de 2017

ERIN BROKOVICH de Steven Soderbergh - 2000 - ("Erin Brokovich")


La vida de Erin Brokovich es un completo desastre: es una madre divorciada que ha de cuidar sola a sus hijos, que vive en un cuchitril y que para colmo tiene constantes problemas para encontrar un trabajo serio y que le dure. Su suerte parece cambiar cuando por fin la contratan para trabajar en un despacho de abogados. Allí, encuentra de casualidad un caso que le llama la atención... Y decide investigarlo por su cuenta. Va a descubrir una gigantesca injusticia.


El año 2000 fue un buen año para Steven Soderbergh, el año en el que estrenó a la vez "Erin Brokovich" y "Traffic", ambas premiadas en los Oscars del siguiente 2001 y en otros certámenes y ambas grandes éxitos comerciales que le hicieron famoso y que ratificaron su anterior y destacada carrera. Hoy comentamos la primera. Este director tiene una gran habilidad: a pesar de ser a veces tan prolífico que muchas de sus cintas no resultan lo redondas que habrían sido con un poco más de reposo, sabe siempre tomar cualquier género y hacer de él algo por lo menos digno. La trama central de "Erin Brokovich" podría haber dado para una película buena o excelente o para un telefilme cutre de abogaduchos de domingo a las cuatro de la tarde. En manos de Soderbergh es una buena película, aunque "Traffic" sea su obra estrella de ese año sin ningún género de dudas. Para empezar, hay que darle el mérito por lo menos a partes iguales a Julia Roberts. No me gusta esta actriz y creo que se repite demasiado en papeles sin mucho interés, pero aquí la mujer lo cierto es que lo borda. Sabe conectar con el espectador, sabe caer mal y a la vez ser tierna, y sabe comerse la pantalla con una interpretación que entonces se salía bastante de su norma habitual y que parecía hecha para ella. Se llevó un Oscar y creo que era merecido. Soderbergh la dirige muy bien y orquesta el resto de forma que gire a su alrededor. Sin embargo, este "resto" tampoco decepciona: la trama es esperable pero está muy bien rodada, los diálogos tienen gracia, los "gags" también, el drama está bien insertado y equilibrado para no caer en la tontería forzada, el mensaje social y combativo del filme no es nunca demagógico ni cae en el efectismo barato y, finalmente, los secundarios están también fantásticos, desde un Albert Finney genial hasta un Aaron Eckhart igualmente muy notable pasando por un Peter Coyote como siempre magnífico. "Erin Brokovich", definitivamente, en manos de cualquier artesanito de Hollywood de tres al cuarto habría sido la típica comedieta dramática de usar y tirar. En las de Soderbergh es un buen filme de forma indiscutible, y lo dice uno que no tiene ningún interés por Julia Roberts, ni por la comedia norteamericana comercial (para mi uno de los géneros más explotados de mala manera que existen), ni por el drama de superación también norteamericano.


viernes, 20 de enero de 2017

CONTRATIEMPO de Oriol Paulo - 2016 - ("Contratiempo")


Adrián Doria, un joven y rico empresario que ha triunfado en la vida, recibe en su casa a Virginia Goodman, una abogada de extremado prestigio que nunca ha perdido un caso. Adrián está acusado de haber asesinado a su amante en un hotel, cosa que él niega rotundamente. Adrián y Virginia comienzan a construir la defensa. Y comienza a salir la verdad a la luz.


"Contratiempo", la segunda película de Oriol Paulo no decepciona, al igual que tampoco decepcionaba la primera, "El cuerpo", un thriller que fue una sorpresa en un mercado español todavía bastante anquilosado en 2012, cuando no habían surgido las buenas películas que desde entonces están surgiendo a su vera y a la de producciones como la del mismo año "Grupo 7", especialmente en el campo del mencionado thriller ("La isla mínima", "Tarde para la ira", "Que Dios nos perdone"...). Parten ambas de una base bastante similar, de un diálogo entre dos personas: aquí un hombre sospechoso de un brutal asesinato contesta presuntas de una mujer; en este caso, de la abogada que va a defenderle en los tribunales. A partir de este momento se suceden una serie de verdades y mentiras que el espectador habrá de ordenar. El montaje es ágil y la información está dosificada con suspense en todo momento, y los giros de guión son más que notables y el desenlace del filme es sorprendente en su justa medida y sabe extraer un buen sabor de boca del espectador. El cuerpo de la obra también es muy destacado: como toda buena película de corte negro, su trama sirve para realizar un retrato agudo de la sociedad actual. "Contratiempo" habla de maldad y de bondad, de hacer o no lo correcto, pero en última instancia lo hace de clasismo, de hipocresía social, de corrupción en un mundo dedicado al postureo y al pisoteo de los demás en las sombras. La ambientación es solvente, fría y oscura, apagada y sobria, y las escenas de tensión están magníficamente tratadas. Los actores y las actrices hacen papeles excelentes, como siempre tratándose de quiénes son. En especial creo que Ana Wagener está fantástica, y mantiene un duelo interpretativo con garra con Mario Casas, que siempre es muy criticado y acusado de falta de registro pero que creo que actúa bien y que está intentando desde hace ya tiempo romper su encasillamento con papeles de enjundia. José Coronado es otro que como siempre lo clava. "Contratiempo", de la que no quiero decir mucho más, merece la pena. El en otros tiempos flojo thriller español sigue adquiriendo valor.


jueves, 19 de enero de 2017

KON-TIKI de Joachim Ronning y Espen Sandberg - 2012 - ("Kon-Tiki")


1947. El explorador noruego Thor Heyerdahl tiene un sueño: alcanzar la Polinesia desde Perú en una balsa de madera para demostrar que los ancestros de los habitantes de estas islas llegaron desde el este. Cuando por fin reúne los medios y el equipo necesario para llevar a cabo su plan, se lanza a la aventura. Ante él y sus compañeros se extiende la inmensidad del mar, llena de peligros, y un reto incierto...


Joachim Ronning y Espen Sandberg son dos directores noruegos que trabajan habitualmente juntos y que son dos de los propietarios de la Motion Blur, una de las productoras de cine más grandes e importantes de su país. Han dirigido hasta la fecha la comedia de acción "Bandidas", el drama bélico "Max Manus" y la comentada "Kon-Tiki".


En Noruega también se hacen superproducciones, y una de las más destacadas de los últimos años es esta "Kon-Tiki", basada en la famosa expedición del mismo nombre que demostró en 1947, al mando del famoso explorador también noruego Thor Heyerdahl, que inmigrantes originarios de las culturas de los Andes habían llegado a la Polinesia desde el este y la habían poblado. Nos encontramos ante un filme espléndidamente rodado que, a pesar de ser una clásica biografía de superación con sus esperables ingredientes y su habitual desarrollo lineal con mensaje clásico, sabe enganchar al espectador. Esto se debe a que la historia que reproduce está muy bien narrada, a que la ambientación está muy conseguida y, sobre todo, a que los dos directores manejan perfectamente la tensión que se da en la embarcación que cruza el Océano Pacífico y el miedo que el ancho y profundo mar, uno de los medios más desconocidos entonces y todavía para los seres humanos, suscita. Los tripulantes del Kon-Tiki están indefensos ante un interminable desierto de agua plagado de peligros como tormentas, olas gigantescas, arrecifes y animales extremadamente peligrosos como los tiburones y la sensación de descontrol e indefensión es casi total. Y además han de bregar con la convivencia diaria en un espacio muy reducido y con las luchas de egos y las paranoias que se dan en semejantes ambientes de presión. Joachin Ronning y Espen Sandberg manejan a la perfección el ritmo en de los acontecimientos consiguiendo que la acción en un espacio como he dicho reducido sea constante e interesante. Se alejan además de efectismos y no introducen elementos extra o aventuras inventadas para lucir efectos especiales que puedan resultar absurdas: cuentan lo que ocurrió según narraron los propios protagonistas de la expedición sin irse por las ramas. El trabajo lo termina un reparto muy notable que sabe entrar en su papel. "Kon-Tiki" tal vez sea una película que no muestre nada nuevo y que incluso, dado que se basa en un hecho histórico, sea muy predecible. Sin embargo, en todo momento destaca por su buen hacer.


miércoles, 18 de enero de 2017

PROYECTO LÁZARO de Mateo Gil - 2016 - ("Proyecto Lázaro")


Año 2084. Marc se despierta en un laboratorio de última generación de una empresa puntera. Hace muchas décadas le diagnosticaron  un cáncer terminal y decidió criogenizar su cuerpo para, en el caso de que existiese una cura para su enfermedad, poder "resucitar" en el futuro. Ese futuro ha llegado, y Marc se enfrenta a un mundo completamente nuevo y a una vida totalmente extraña. También, al peso de su pasado, y a las personas que ha perdido y a las que no puede olvidar.


Mateo Gil no empezó nada bien como director con "Nadie conoce a nadie", pero con "Blackthorn" y con "Proyecto Lázaro" se ha redimido, y de sobra. Su tercera película, incursión ahora en la ciencia ficción, es una de las joyas del cine español del pasado año sin ninguna duda. El filme cuenta la historia del primer resucitado de la humanidad, un hombre que, ante un cáncer terminal, decide criogenizar su cuerpo para despertarse muchas décadas después cuando su enfermedad pueda tener tal vez una cura. Se va a tener que enfrentar a un mundo nuevo cuando lo haga, pero también al peso de su pasado. "Proyecto Lázaro" trata varios asuntos universales y otros más específicos y todos los trata con lucidez, con seriedad, con fluidez y con una visión muy aguda. Primeramente, en los universales, tenemos el enfrentamiento con la muerte y con la nada, la visión de la vida como un viaje con o sin sentido, el paso del tiempo y su crueldad, el poder y el valor de los recuerdos y de su construcción y diversas relaciones personales como las de padres e hijos, amigos y sobre todo las amorosas. Luego, concretamente, tenemos una crítica perfectamente trasladable a nuestros días que ataca frontalmente a las maquinaciones comerciales y a las hipocresías del mundo de la medicina y de las empresas médicas y científicas, preocupadas solamente por investigar o curar lo que o a quien les interesa en busca solamente del máximo beneficio económico. Un genial Tom Hugues, acompañado de dos igualmente fantásticas Oona Chaplin y Charlotte Le Bon, borda una interpretación magistral, dolorosa, cruda, sin concesiones. Mateo Gil le sumerge en una pesadilla emocional que pone los pelos de punta y en un estilo pausado, minimalista a veces, le traslada a través de sus recuerdos por un viaje de descubrimiento y reencuentro espléndidamente desarrollado. La ambientación es genial, y los detalles del mundo utópico con rasgos inquietantes y deshumanizados que el filme presenta son geniales y proféticos (excelente la representación del sexo totalmente libre y moralmente despenalizado en todos los sentidos, que creo que será una realidad en pocas décadas por lo menos en occidente). Y además el filme tiene un desenlace del todo sorprende e inolvidable. "Proyecto Lázaro" es la mejor película española de ciencia ficción de los últimos años. Con diferencia.


martes, 17 de enero de 2017

LA BIBLIA de Roma Downey y Mark Burnett - 2013 - ("The Bible")


Selección de varias historias de "La Biblia" contadas mezclando ficción y documental.


Adaptar cualquier capítulo de "La Biblia" al cine es bastante difícil, especialmente si se hace de una forma "comercial": es decir, para tratar de gustarle a todo el mundo. Si la adaptación es fiel, la acusará alguien de proselitista. Si es innovadora, otro la acusará de blasfema o incluso otro, dejando la religión a un lado, la acusará de poco histórica o de poco fiel a la mitología cristiana. Por una de las dos opciones hay que decantarse al final, y suele ocurrir que la mayoría de los directores o productores que adaptan este libro suelen hacerlo porque son cristianos y porque quieren hacer el mencionado proselitismo. En su derecho están, desde luego, pero eso al final le resta interés a estas producciones, que salvo casos excepcionales como "La última tentación de Cristo" de Martin Scorsese son calcos de los escritos de marras sin innovaciones ni desviaciones. Eso le pasa a "La Biblia", serie estadounidense de diez capítulos creada por la actriz Roma Downey y su marido el productor de televisión Mark Burnett, dedicado más a programas que a ficción en general (aunque ha supervisado algunas geniales como "Fargo" o "Vikingos"). Soy ateo y no me interesan por norma general las creaciones con mensaje religioso, pero sí que soy un amante de la historia y de la mitología y por eso me lancé a ver esta serie, que es bastante cortita tanto en número de capítulos como en su duración (todos menos de una hora). También es muy irregular, por desgracia. Adapta diversos episodios de la mencionada Biblia desde los tiempos de Noé hasta la pasión de Cristo pasando por las historias de Moisés, Josué o David. Todo bastante deslavazado y con muchos agujeros negros entre historias. Es normal por otra parte, porque el volumen de cuentos que trae el libro que se adapta es inmenso. Se puede perdonar y desde luego hay que cortar por alguna parte y elegir qué se va a rodar y qué no.


Esta serie de "La Biblia" sí que es cierto que, aunque con la mencionada selección de historias deslavazada, sabe a pesar de todo resumir bien dichas historias y lo hace en un formato que mezcla la ficción con el documental. Es verdad que es difícil unir bien la totalidad de sus cuentos, pero cada uno de ellos sin embargo está perfectamente delineado, desplegado y narrado. Lo poco que enseña "La Biblia", lo enseña bien. En ese sentido creo que no defraudará ni a un religioso ni a un amante de la mitología en general. En el aspecto técnico cumple con solvencia, aunque tampoco es espectacular. Si esperan una gran reconstrucción llena de lujos de escenarios como Babilonia o Jerusalén se van a encontrar con bastantes planos cerrados y con muchos paisajes lejanos hechos con efectos especiales (dignos, pero efectos especiales). En fin, es una producción televisiva y aún gozando de presupuesto, éste no es tampoco gigantesco. Y bueno, como he dicho, en el aspecto novedoso no esperen nada. No van a encontrar "La última tentación de Cristo" de Scorsese, sino "La pasión de Cristo" de Mel Gibson. Roma Downey y Mark Burnett son partidarios de que la enseñanza de "La Biblia" en las escuelas norteamericanas sea obligatoria, y así lo manifestaron cuando se estrenó la serie, así que ya se pueden imaginar lo que toca: una adaptación fiel y totalmente proselitista que trata de captar nuevos miembros para la fe cristiana de forma descarada. Si dejan esto de lado igualmente, y aunque no sean creyentes, podrán disfrutar de una agradable serie sobre mitología. Yo, como amante de la mitología, valga la redundancia (me gustan todas, desde la cristiana hasta la grecolatina pasando por la nórdica o la oriental), la he disfrutado mínimamente. Tuvo una continuación en 2015 llamada "La Biblia continúa" basada ya en los "Hechos de los Apóstoles" que no juzgo interesante y que fue cancelada con doce capítulos por su poco éxito.


lunes, 16 de enero de 2017

UNDERWORLD. GUERRAS DE SANGRE de Anna Foerster - 2016 - ("Underworld. Blood Wars")


Los vampiros siguen siendo poderosos pero son pocos ya y están a punto de sucumbir ante los brutales y numerosos hombres lobos, por lo cual le ofrecen una tregua a Selene para que enseñe a los más jóvenes, la esperanza de la raza, a luchar. Selene acepta... Y se ve inmersa en una terrible conspiración que extiende sus tentáculos más allá de lo que imaginaba.


La americano-germana Anna Foerster ha trabajado en series como "Mentes criminales", "Imborrable" o la famosa "Outlander". Su debut en el largometraje se ha producido con esta muy desafortunada "Underworld: Blood Wars".


Quinta entrega de la ya pesada saga de "Underworld", en la que vampiros y hombres lobo se dan muchas tortas y dicen muchas tonterías. En 2012 se estrenó la cuarta entrega y de hecho la comenté en este blog y ni me acordaba cuando vi la quinta de que había una cuarta (revisando la crítica me di cuenta de que así de interesante era...). Tenemos el esperado cóctel de idioteces con la trama estirada como un chicle sin gracia y sin cariño también esperable. Repite Kate Beckinsale en el papel principal, una actriz que empezó bien pero que se ha acomodado ya, como Milla Jovovich en "Resident Evil", a ser la estrella de una saga muy rentable pero más mala que un dolor de muelas. La "serie B" con presupuesto está institucionalizada, desde luego, y yo me quejo, pero soy el primero que después se traga estas porquerías, aunque eso también me da derecho a ponerlas por los suelos. Tenemos unos personajes que nos importan un pito metidos en un conflicto que nos importa un pito. Ambos, personajes y conflicto, son típicos y tópicos a más no poder. Los diálogos apestan, hay lagunas de guión por todas partes y ridiculeces a tutiplén. Los hombres lobo asaltan un castillo de vampiros y van ganando la batalla pero se retiran por la cara. Para llegar a este castillo los vampiros buenos van en un tren de humanos sin luces y en ruinas (¿?¿?¿?) y luego en caballos lentos a través de la nieve cuando ellos pueden correr kilómetros sin cansarse (y además, si el amanecer les pilla, se mueren). A la mala de turno la encierran en su cuarto sin encadenar y simplemente con la puerta cerrada para que vuelva tranquilamente a matar a los buenos. Una vampira va y viene por las bases secretas de los hombres lobo en toda su puta cara y nadie se cosca de nada. La protagonista es invencible menos cuando lucha contra el malo, que es mucho más débil que ella pero que la fostia sin parar hasta que ella ya se cansa y le arranca la columna vertebral con un dedo. Ah, sí, y al amante de esta protagonista, personaje principal de las dos primeras entregas (la tercera era una precuela), que había desaparecido en la cuarta sin mucha razón lógica, cuentan que se lo han cargado sin que nadie lo haya visto con una cutrez de pena (cuando encima el tío era un híbrido de vampiro y hombre loco casi invencible). En fin, festival del despropósito con una ambientación de puta pena azulada y cansina que repite capacidad para producir sopor. Pura basura.


domingo, 15 de enero de 2017

MONSTER de Patty Jenkins - 2003 - ("Monster")


Aileen Wuornos es una mujer solitaria y machacada por la vida, con una niñez traumática, que tiene la cara deformada y que sale adelante como puede como prostituta en antros de mala muerte. Una noche, en un bar, conoce a Selby Wall, una joven lesbiana cuya homosexualidad su intransigente familia desprecia y trata de "curar". Entre ambas surge una conexión especial... Sin embargo, la fatalidad no va a dejarles un respiro: sus vidas están proscritas en una sociedad hipócrita y violenta.


La directora y escritora estadounidense Patty Jenkins, muy poco prolífica en el primer campo, aunque autora de la excelente obra "Monster", ha dirigido hasta ahora este largometraje y está a punto de estrenar, en el mes de junio de este año, el filme de superhéroes "Wonder Woman". En series sí se ha prodigado más, y ha trabajado en capítulos de "Arrested Development", "Entourage", "Cinco" y "The Killing" y ha dirigido también la serie "Betrayal".


"Monster" es una película excelente y que en su día fue bastante extraña para el cine comercial norteamericano. Basada en hechos reales ocurridos en las décadas de los ochenta y los noventa, narra la historia de un amor marginal entre dos mujeres aplastadas de una forma u otra por una sociedad intolerante, machista, hipócrita y clasista. Charlize Theron está simplemente inmensa en su papel, en un papel difícil de llevar a cabo e incluso incómodo, y podemos decir que es ella la que lleva todo el peso del filme. Christina Ricci está también genial, pero es Theron quien carga con el segmento más duro y quien ha de desarrollar un personaje brutal, ambiguo, destrozado y lleno de dolor al que deja clavado y que habla por los ojos. El maquillaje descorazonador (en el buen sentido) de su carácter no le hace perder un ápice de potencia interpretativa. Entre ambas actrices hay además y a pesar del cierto eclipse de la segunda una química impresionante, que Patty Jenkins sabe explotar perfectamente: muchas escenas del filme ponen los pelos de punta, tanto las tiernas como las más duras. "Monster" habla de la marginación del diferente, de la lucha por los derechos de los homosexuales y de los profesionales del sexo (ampliable a cualquier grupo dado de lado por la sociedad por cualquier razón) en un mundo de apariencias y en especial en una Norteamérica profunda cateta y cerrada de mente y también de pobreza, de falta de oportunidades, de violencia y de fatalismo endémico, de personas que no pueden salir adelante por mucho que lo intentan, hagan lo que hagan, y para las que muchas veces el estar fuera de la Ley es la única salida. Su estilo es el adecuado: realista, sobrio, tajante, sucio en todo su realismo sin concesiones. Patty Jenkins sorprendía hace ya trece años con un filme tremendista genial, que no ha perdido capacidad de impacto y que fue multipremiada, como se merecía. Clásico para reivindicar sin parar.


sábado, 14 de enero de 2017

ZOMBIS NAZIS II de Tommy Wirkola - 2014 - ("Dod sno II")


Martin, el único superviviente de la masacre de la cabaña, escapa y se despierta en un hospital. La policía sospecha que él mató a sus amigos y se resiste a creer lo que ocurrió de verdad. Pronto, sin embargo, van a tener razones para hacerlo: el coronel Herzog y sus zombies nazis le han seguido y están dispuestos a todo para conseguir sus malvados propósitos. Martin, por suerte, va a tener nuevos aliados... Y van a ser también poderosos.


A veces el contar con un mayor presupuesto no es sinónimo del hacer una mejor película. Aquí, por suerte, sí que lo es. "Zombies Nazis II" es una secuela que mejora a su antecesora en todos los aspectos: tanto en el de los efectos especiales como en el del guión. Tommy Wirkola ya había dirigido en 2013 la cachonda "Hansel y Gretel. Cazadores de brujas" en los Estados Unidos y, al año siguiente, con más fama y más medios, se sacó de la manga la mejor secuela posible de su película estrella. Ahora todo se desquicia y se magnifica: la amenaza zombie de los nazis tiene ahora su némesis en... Un ejército de zombies comunistas. Sí, como lo oyen. Demencial y descacharrante. Y también les metemos marines americanos y un puñado de personajes nuevos bastante freaks y con bastante gracia para que acompañen a Martin, el único superviviente de la anterior entrega, en su batalla contra el mal. El despiporre está servido: escenarios más grandes y mejores, muchos más extras (muchos más zombies), muchos más y mejores efectos especiales (algunos ya verdaderamente buenos y que se salen de la serie B -tenemos hasta tanques-) y una trama que, si bien sigue siendo super simple, se desmarca ya bastante del rollo exclusivamente "slasher" para regalar una comedia bélica-gore de terror totalmente desprejuiciada y hasta políticamente incorrecta en algunos de sus pasajes. Muy superior en todos los aspectos a la primera "Zombis Nazis", "Zombis nazis II" es un ejemplo perfecto de que las segundas partes pueden superar a sus predecesoras y que esto se puede dar hasta en las producciones de a priori menos calidad. Sin pretensiones de ninguna clase, esta película conseguirá que los fans del gore y de la comedia chorra en general se lo pasen completamente teta. Cojan muchos amigos con ganas de reírse, mucha comida basura, mucho alcohol y muchas palomitas, por supuesto, y échenle un buen rato a esta joyita del cachondeo y del homenaje a tutiplén. No se arrepentirán.