Porco Rosso

Porco Rosso

viernes, 22 de marzo de 2019

POLAR de Jonas Akerlund - 2019 - ("Polar")


Duncan Vizla, conocido como "Dark Kaiser", es uno de los asesinos a sueldo más letales del mundo. Sin embargo, su carrera ya está llegando a su fin: en dos semanas se retira y su existencia sanguinaria termina para siempre. Algo inesperado ocurre de todas maneras: le encargan una última misión antes de que desaparezca del mapa para vivir su lujosa jubilación. Duncan acepta. Pero la cosa se complica... Y otros asesinos empiezan a perseguirle por razones que desconoce.


Jonas Akerlund es un director y músico sueco muy famoso por sus videoclips. Como director de largometrajes se ha encargado del filme de cierto culto sobre las drogas "Spun", del filme de terror "Los jinetes del Apocalipsis", de la comedia "Mi vecino el asesino", del thriller "Lord of Chaos" y de la comentada "Polar".


A mucha gente le ha gustado mucho "Polar", y, respetando todas las opiniones, tengo que decir que a mi me ha parecido una soberana bazofia. Mads Mikkelsen se une a la moda de Liam Neeson, Keanu Reeves o Jackie Jan de "tipos duros cincuentones" y protagoniza un thriller de acción con todos, pero todos, todos los tópicos esperables. Ni un gran actor como él consigue levantar lo más mínimo un conjunto que es un puro lugar común con una trama tonta hasta decir basta. Para empezar, los villanos de la función no pueden ser más patéticos: pretenden ser molones y dar miedo pero dan risa y pena. En serio: lamentables todos ellos, sin gracia, sin personalidad, y remiendos de los tics más gruesos e imitados de obras de Tarantino o Guy Ritchie. Luego, el protagonista es un sicario solitario y egoísta que se quiere retirar y que no habla casi nada con nadie pero que al final tampoco tiene tan mal corazón. Una historia que no hemos visto nunca, jamás, en ninguna película ni en ningún libro. Y finalmente, la acción no está mal del todo y hay alguna escena con algo de potencia, pero tampoco es especialmente imaginativa. Cantan, por cierto, unos efectos especiales pésimos (que estamos en 2019 para que un croma se vea de forma tan descarada, leche). Todo está fatal en "Polar". No sé cómo será el cómic, pero la adaptación desde luego es un desastre infumable.


miércoles, 20 de marzo de 2019

VECINOS INVASORES de Tim Johnson y Karey Kirkpatrick - 2006 - ("Over the Hedge")


Verne es una tortuga que se encarga de liderar a un grupo de animales diversos a los que considera como su familia. Las vidas de todos cambian de golpe cuando, tras despertarse con la llegada de la primavera, descubren que la mayor parte de su bosque ya no existe porque los humanos han construido una urbanización. Todo se complica más cuando aparece R.J., un mapache que les quiere ayudar a conseguir comida fácil y del que Verne no se fía demasiado...


En 2006, Dreamworks Animation estrena dos películas: "Vecinos invasores" y "Ratónpolis" (ésta, que dejamos para la siguiente ocasión, de nuevo viene realizada en colaboración con Aardman Animation). Reconozco que me he llevado una muy grata sorpresa con "Vecinos invasores". Me dejé llevar por los prejuicios y por su cartel y pensé que estaba ante otra de esas películas fagocitarias de Dreamworks que explotaban otra vez el tirón de "Shrek" o de "Madagascar". Todo lo contrario: creo que es una cinta muy bella y muy olvidada de esta compañía. Es cierto que tiene fallos, en especial su cortísima duración y un desarrollo de algunos personajes prácticamente nulo, pero creo que sus méritos son más que sus defectos. Obra ecologista sobre la amistad y la familia, pero bien llevada y sin demagogias, narra la historia de un grupo de animales que, tras hibernar, se encuentra con que en su bosque se ha levantado una urbanización para los humanos. A partir de aquí, se desarrolla una trama divertidísima, con un un humor muy inesperadamente fresco, con una ternura bien desplegada y que no cansa, y con unos personajes para el recuerdo (en especial, la tortuga Verne y los tres villanos son geniales). Mucho "slapstick", mucho gag cachondo, mucho cariño en todo momento y mucho buen hacer. Puede que no sea una creación magistral, pero sorprende para bien y rompe una lanza más a favor del respeto hacia los animales. "Vecinos invasores" es una película algo olvidada de Dreamworks que creo que tiene que ser reivindicada.


lunes, 18 de marzo de 2019

¿PODRÁS PERDONARME ALGÚN DÍA? de Marielle Heller - 2018 - ("Can you ever forgive me?")


Principios de los años noventa. Lee Israel es una escritora que vive en Nueva York al borde de la pobreza total: ha perdido su trabajo de periodista, sus libros no venden casi nada y tiene una casa que pagar y un gato que cuidar. Pero Lee no encuentra la manera de salir adelante: es una persona solitaria, que odia a la gente, que cae mal y que es incapaz de adaptarse a las exigencias de las promociones del mundo literario. Por suerte, encuentra una forma de sacar dinero abundante y rápido un tanto particular...


La actriz, directora y escritora norteamericana Marielle Heller ha dirigido hasta la fecha dos películas: "The Diary of a Teenage Girl" y la comentada hoy "¿Podrás perdonarme algún día?".


No conocía a Lee Israel antes de ver esta película. No tenía ni pajolera idea de quién era, lo reconozco. Y ahora, con sus partes luminosas y oscuras, me parece un personaje apasionante. "¿Podrás perdonarme algún día?" está basada en su autobiografía, en su propio libro de memorias, y es un retrato desolador, sórdido y sin concesiones de la desadaptación y la marginación total a la que se enfrentan muchos artistas a lo largo de su vida. Lee vive, a principios de los años noventa, al borde de la pobreza total y absoluta: se queda sin trabajo pasados los cincuenta, sus libros no venden casi nada, tiene que pagar un alquiler y cuidar de un gato y lo único que se le ocurre es falsificar cartas de escritores famosos. Esta trama rocambolesca pero real sirve a la autora y a la adaptadora Marielle Heller para dibujar un mundo opresivo, rancio, agresivo, capitalista descarnado y homófobo. Sus personajes han de bregar con su existencia en este lugar como pueden, y condenados a la soledad o a las adicciones. Este filme es oscuro y desolador, pero también tierno. Es puro claroscuro: hay acciones maravillosas y vilezas escandalosas. Hay supervivencia y amor. Hay amistad y decepción, y pobreza y logros inesperados, y enfermedad y fraternidad. Melissa McCarthy está soberbia. Richard E. Grant, un gran actor bastante olvidado, también. Pero ella, sobre todo ella, es toda la película. Una actuación impresionante de una actriz a la que estamos acostumbrados a ver en comedias pero que se saca aquí un registro que de verdad pone los pelos de punta. Muy recomendable.


sábado, 16 de marzo de 2019

EL GORDO Y EL FLACO de Jon S. Baird - 2018 - ("Stan & Ollie")


1953. Los humoristas Stan Laurel y Oliver Hardy, "El Gordo y el Flaco", están de gira por el Reino Unido. Hace décadas fueron los dos cómicos más famosos y rentables de Hollywood, y triunfaron y se hicieron ricos con cientos de películas. Ahora, están en decadencia y tratan de llenar como pueden teatros de secunda clase y de aprovechar su gloria del pasado para intentar producir una nueva comedia para el cine: una parodia de Robin Hood. Pero las cosas no son lo que eran: los dos son ya viejos, y están cansados, y muchos jóvenes ya ni les conocen porque otros artistas les han sustituido en las carteleras.


El inglés Jon S. Baird ha dirigido hasta ahora tres películas: el biopic "Cass", la delirante "Filth. El sucio" y la comentada "El Gordo y el Flaco". También ha participado en series como "Babylon", "Feed The Beast o "Morir de pie".


"El Gordo y el Flaco" tiene todas las virtudes e inconvenientes de las películas de ese género tan polémico llamado "biopic": emocionará a los fans de los personajes de marras, posiblemente indigne a unos cuantos que sean más puristas, aburrirá tal vez a quien no le interesen o gustará a los profanos sorpresivamente. Con el biopic, nunca se sabe. Es un tipo de filme volátil, tan cómodo como arriesgado. "El Gordo y el Flaco", como la reciente "Bohemian Rhapsody", es una película de actores con un punto de telefilme. John C. Reilly y Steve Coogan son toda la película. Y están inmensos. Pero inmensos del todo. Parecidos aparte: es que actúan, se mueven, hablan exactamente igual que los originales Stan Laurel y Oliver Hardy. Merecen mil premios y más, y pasarán a la historia. La película entera está hecha para su lucimiento, y lo consigue. Luego, la trama está bien llevada por Jon S. Baird: es emotiva, es entrañable, tiene gracia y dosifica bien el drama y, en especial, bebe del gag para jugar con lo que es real y lo que no lo es, haciendo un homenaje a los cómicos. Muy bien y muy original. Luego, tiene los "tics" televisivos esperables: va demasiado al grano, esconde o directamente ignora los aspectos más escabrosos de las biografías de los dos humoristas (lo mismo que pasaba en la referida película de Queen con los cuatro miembros de la banda) y es muy conservadora en sus formas (aunque está muy bien rodada tiene pasajes absolutamente soberbios como el de la cena).


"El Gordo y el Flaco" es una película "de actores", pero de las buenas, de las que intenta redondear al máximo todo lo que trata de ofrecer aparte de dichas interpretaciones. Digna, rica, perfectamente ambientada y con dos interpretaciones, valga la redundancia, de infarto como bandera. Luego, también, poco arriesgada en lo demás como he mencionado, solvente en general pero ya, bastante limitada también por tener que atarse a una concepción "oficial" de sus figuras. La recomiendo, a pesar de todo: creo que es una gran introducción para los que no conocen a su dúo protagonista más allá de sus tópicos de siempre y un gran y sentido homenaje para sus fans.


viernes, 15 de marzo de 2019

CAPITANA MARVEL de Anna Boden y Ryan Fleck - 2019 - ("Captain Marvel")


Vers es una guerrera del Imperio Kree que sufre constantes y extrañas pesadillas que, a veces, le inquietan, a pesar de que es una soldado preparada para ser fría y perfecta. Durante una misión con sus compañeros para rescatar a un agente encubierto en un grupo de Skrulls, los rivales de los Kree, algo inesperado ocurre... Y Vers termina atrapada en un planeta primitivo al que sus moradores llaman la Tierra. Allí es el año 1995. Y su venida no va a pasar inadvertida.


El dúo artístico conformado por Anna Boden y Ryan Fleck ha dirigido varias películas de género variado, irregulares en general, y ha participado en series como "Billions" y "Room 104". Su filmogarfía está compuesta del drama deportivo "Sugar: carrera tras un sueño", de la comedia "Una historia casi divertida", del thriller "La última apuesta" y de la comentada "Capitana Marvel".


Han sido muchos meses de espera desde "Ant-Man y la Avispa" y "Capitana Marvel" la hemos recibido muchos como agua de mayo. Ha traído una polémica a sus espaldas, relacionada con la guerra de sexos que estamos viviendo, y que, la verdad, he ignorado por completo: soy seguidor de las sagas que me gustan y nunca he dejado de ir a ver algo porque la haya puteado alguien. Dicho esto, la película me ha gustado bastante, aunque cambie muchísimo del trasfondo de la superheroína de los cómics y del mundo Marvel en general. Creo que la Capitana Marvel tiene carisma, y creo que Brie Larson la borda, y creo que esta aventura en solitario tiene potencia y garra y, a pesar de tener también algunas lagunas de guión y alguna escena de humor un poco tontuno, es muy entretenida y muy, muy divertida. Las películas de superhéroe en solitario suelen ser menos redondas que las de grupos. Son como capítulos menores muchas de ellas de la gran serie que es el Universo Cinematográfico de Marvel. Muchas de ellas, especialmente cuando son las primeras, descuidan a los secundarios y a los villanos. Por suerte, "Capitana Marvel" no hace ninguna de estas cosas.


La protagonista está bien desarrollada, y los secundarios también (en especial un Nick Furia desternillante), y los villanos, si bien pienso que podrían haber tenido más entidad (especialmente por tener ahí a un Jude Law algo desperdiciado), creo que cumplen, y bastante bien. La trama es interesante, el humor está bien colocado, los momentos de drama ídem, y las escenas de acción son muy notables, en especial esa fantástica que baila al ritmo de No Doubt. Por supuesto, está llena de homenajes a la década de los noventa, durante la cual se desarrolla, pero estos homenajes son entrañables y no cansinos. Los diálogos funcionan, y hay algún toque de humor inteligente que también lo hace muy bien. Me ha gustado mucho la "Capitana Marvel" y creo que es de las mejores películas de superhéroe en solitario del Universo Cinematográfico de Marvel. Muy recomendable.


miércoles, 13 de marzo de 2019

THE END OF THE F***ING WORLD de Jonathan Entwhistle y Lucy Tcherniak - 2017 - ("THE END OF THE F***ING WORLD")


Alyssa y James son dos adolescentes desencantados, hastiados del mundo, muy aburridos y muy cansados de sus vidas normales y corrientes con sus familias. Los dos van al mismo instituto y, de casualidad, los dos se conocen en el centro. Los dos hablan. Y empieza una curiosa relación...


Una de las series que he tenido el gusto de disfrutar el pasado año ha sido "The End Of The F***ing World". Y ha sido también una de las más sorprendentes de los últimos tiempos. De una sola temporada cerrada (aunque ahora van a rodar una segunda, con toda la polémica que esto crea), está basada en el cómic homónimo de Chuck Forsman y narra la historia de dos adolescentes perdidos, muy perdidos, que hacen un viaje un tanto particular juntos y en unas condiciones un tanto particulares. Quiero contar lo mínimo posible de esta obra porque creo que como más se disfruta es precisamente sabiendo lo mínimo de ella. El autor de la obra de las viñetas dice en una entrevista que la adolescencia es una etapa dura que él vivió llena de dolor y de aislamiento, y eso es lo que expresó en su creación. No la he leído todavía, pero desde luego la serie lo trasnmuta a la pantalla de forma genial. "The End Of The F***ing World" es dolor. Dolor puro. Y aunque hay lugar para guiños cómicos en ella, es esencialmente dolor. Y ternura, pero ternura dolorosa. Y melancolía, pero también dolorosa. Jessica Barden y Alex Lawther, sus dos protagonistas, duelen de verdad. Actuaciones de matrícula de honor. Y algún que otro secundario también duele (las detectives son impagables: personajazos). Y su mundo adocenado, sin futuro ya que se vislumbre salvo el del hastío y la indiferencia desde edades tan tempranas. Véanla. Ocho capítulos absolutamente soberbios que les pondrán los pelos de punta.


Abro una pregunta a raíz del comentario de esta serie. Ahora está de moda crear una sola temporada cerrada y, si tiene éxito, hacer una segunda. Por una parte, es cierto que de esta manera se evita el dejar las series colgando, que es algo que toca mucho las narices, pero mucho, mucho. Sin embargo, por otra, desvirtúa lo que se dejó bien clausurado anteriormente. Me consta que el cómic de "The End Of The F***ing World" termina, y que la serie lo adapta muy bien y de manera muy fiel. ¿Cómo lo piensan continuar? Y sobre todo: ¿cómo lo piensan continuar sin perder la esencia? ¿Mantendrán el nivel? Hasta este momento, esta serie para mi está cerrada. Parece que la segunda temporada, tras varios titubeos, se va a hacer. Pero para mi, está cerrada, porque así me la vendieron y así le han dado el portazo. Por supuesto, la seguiré, pero creo que hay cosas que, si se reabren, mueren de éxito. Veremos.


lunes, 11 de marzo de 2019

DEMON CITY de Yoshiaki Kawajiri - 1988 - ("Makaitoshi Shinjuku")


Kyoya es un joven de Tokyo, amante del kempo, que recibe un día una extraña revelación: su padre fue un gran guerrero que combatió a los demonios y, hoy, estos demonios están tratando de entrar en el mundo de los humanos. En la vida de Kyoya, al principio escéptico, empiezan a ocurrir cosas peligrosas... En sus manos y en las de otros cuantos héroes más está el destino del planeta.


"Demon City", la obra que siguió a "Wicked City" en la filmografía primeriza de Yoshiaki Kawajiri, era todavía, y aunque se apreciaba ya la maestría para la animación de su director, una obra menor de encargo. Estaba también basada en una novela de Hideyuki Kikuchi, y, aunque no tenían nada que ver dichas sagas, su trama era curiosamente muy parecida a la de la mencionada "Wicked City": unos héroes han de vencer a unos demonios que se camuflan entre los humanos y que quieren dominar el mundo. Como he dicho, la película no es una maravilla, y su trama es totalmente simple y lineal. Sin embargo, la animación es muy notable y, en concreto, las escenas de acción y de combate son ya una delicia del detalle, de la fluidez y de la potencia, incluso las más cortas. Esta es ya la marca de la casa de Kawajiri. "Demon City" es una película entretenida, con una ambientación bien cuidada (la ciudad de los demonios tiene parajes sugestivos y monstruos que dan bastante mal rollo), pero con una trama excesivamente simple y directa y, también, con un combate final que es bastante soso y unos personajes muy planos (el bueno, "la chica", el compañero secundario cómico, el compañero serio misterioso...). Aventuras discretas, en general, pero germen de lo que ya sería la primera gran obra de este gran autor: "Ninja Scroll", que estrenó ya en 1993 tras participar en series como "Goku Midnight Eye" o "Ciber City Oedo 808". "Ninja Scroll" la tienen en este blog en esta misma etiqueta.


sábado, 9 de marzo de 2019

NAVIDAD de Sebastián Lelio - 2009 - ("Navidad")


Alejandro y Aurora, dos jóvenes cabreados con sus familias, sumidos en un mar de dudas, se marchan a pasar la Nochebuena y la Navidad a la casa de campo de ella, una casa llena de recuerdos que los suyos quieren vender. Allí, tratan de estar esos días lo mejor posible. Pero, nada más llegar, encuentran en las cercanías a otra chica llamada Alicia que también parece estar enfadada con sus padres. Entre los tres surge una conexión especial.


En "Navidad", Sebastián Lelio mejora aquella "La sagrada familia" y, aunque tiene su segundo filme algunos fallos, ya se aprecian en él las primeras notas de lo que vendría a ser un gran autor, el que es hoy. El estilo vuelve a ser simular al de su debut: cámara dura, planos cercanos, un lugar aislado (ahora el campo, en aquella la playa), pocos personajes, mucho diálogo, y una historia de emociones contrapuestas. "Navidad" es una película sobre poliamor, esa forma de amar que siempre ha existido y que siempre ha sido tan dada de lado (por suerte, las cosas están cambiando en los últimos años). Dos jóvenes, cabreados con el mundo, se van a pasar la Nochebuena y la Navidad a una casa de campo de la familia de uno de ellos, la chica: una casa que está llena de recuerdos. Son pareja irregular, y tienen algunos problemas. Y aparece entonces otra chica, y las relaciones se disparan. A Lelio le sobra metraje: esta película se contaba perfectamente con veinte minutos menos. Sin embargo, ya está aquí también su capacidad para transmitir emociones con la cámara, para crear momentos románticos y catárticos de altura, y ese es uno de los principales valores de su segunda obra, una historia sencilla pero sentida sobre la búsqueda de la identidad, del amor y de un lugar en el mundo. El director de "Gloria" seguía investigando y buscando su camino.


viernes, 8 de marzo de 2019

HAPPY FEET II de George Miller - 2011 - ("Happy Feet Two")


Mumble y Gloria tienen un problema con su pequeño hijo, Erik: al igual que a su padre no le gustaba cantar, a él no le gusta... Bailar. No se le da nada bien y le ha cogido incluso fobia. Un día, conoce de casualidad a Sven, un pingüino muy extraño que es capaz, misteriosamente, de volar. Empieza para él, y también para su familia y amigos, una nueva gran aventura.


Era de esperar que "Happy Feet" tuviese su secuela, y la tuvo en 2011. Es digna, pero se embrolla en bastante fallos. Su explosión de musical y de colorido es tal que resulta abrumadora, y hay tantos perosnajes, y tantos nuevos, y tantos secundarios, que la trama, a priori sencilla, se vuelve por momentos hasta confusa. El resto, es lo que encontramos en la primera: una nueva historia con las claves de aquella: la superación, la familia, la amistad, el amor, la exaltación del valor del diferente y el mensaje ecologista. "Happy Feet II" tiene las mismas pautas y buenas intenciones que su antecesora, pero se pierde demasiado en una cascada de acontecimientos sin descanso. Es acción, acción y acción, sin apenas tiempo para dejar que el espectador analice las escenas o para que los personajes respiren, y eso la lastra. En la parte buena, la animación es excelente, como era de esperar, y los números musicales, lo que le da personalidad a esta pequeña y ambiciosa saga animada australiana, son excelentes. Por cierto, muy carismáticos los dos mejores personajes secundarios que ha introducido esta película: las gambas. Doblados por Matt Damon y Brad Pitt, poseen escenas desternillantes y algunas muy tiernas que logran conmover. George Miller cumple, a pesar de sus fallos, y demuestra que es capaz de ser ese director todoterreno y variado que es a veces tan difícil de encontrar.


jueves, 7 de marzo de 2019

HAPPY FEET de George Miller - 2006 - ("Happy Feet")


Mumble es un pingüino emperador que no encuentra su sitio entre los suyos: para seducir a su pareja los pingüinos deben ser grandes cantantes y él es uno verdaderamente pésimo, aunque sea también un genial bailarín. Porque su gran pasión es precisamente esa: bailar. Sin embargo, nadie en su comunidad sabe apreciar su don. Mumble está a punto de vivir la gran aventura de su vida y de demostrar que ser diferente no tiene que ser algo digno de vergüenza.


George Miller es un director en general irregular, pero no puede ser acusado de ninguna de las maneras de no experimentar constantemente con todo tipo de géneros. Dirige lo mismo "Mad Max" que dirige "Happy Feet". De mundos post-apocalípticos a comedias con animales, de las que por cierto tiene también en su haber "Babe, el cerdito valiente". "Happy Feet" es un loable intento de hacer una animación australiana que pueda competir con las de Pixar, Disney o incluso Dreamworks. El mensaje es el de siempre, el de la autosuperación y el de la exaltación del diferente como motor de cambio del grupo. Muy americano todo, aunque sea en realidad, como he dicho, australiano. Pero lo cierto es que todo está bien expuesto, sin ñoñerías y sin grandes demagogias. Y el formato funciona: es una comedia musical. Con números de cante y baile al más puro estilo del Disney más clásico. Funciona, como he dicho: imprimen ritmo al conjunto con música de grandes artistas de su momento (y de hoy). Y el mensaje es ecologista, y bastante efectivo: promueve la lucha por el cuidado de los parajes polares por medio de colaborar directamente con sus ecosistemas y sus animales. Algo que puede resultar obvio pero no hay que dejar de fomentar sin cesar entre el público más pequeño, al que hay que concienciar de los grandes problemas que trae el Cambio Climático y la forma de luchar contra el y contra sus efectos. El resto también cumple: los personajes tienen carisma, el humor no es cargante y el drama tampoco, y tiene algunos momentos bastante oscuros que sorprenden para bien a los adultos. Buena película infantil del director de "Mad Max", un todoterreno total.