Porco Rosso

Porco Rosso

miércoles, 22 de febrero de 2017

XXX: REACTIVADO de D.J. Caruso - 2017 - ("xXx: Return of Xander Cage")


Augustus Gibbons ha sido brutal y misteriosamente asesinado y el gobierno de los USA necesita para resolver el caso a Xander Cage, que realmente no había muerto y que vive aislado del mundo. Xander accede a colaborar con sus viejos jefes con una condición... Traer con él a la misión a su propio equipo de amigos para que le ayude. Ante ellos se abre una terrible conspiración en la que está en juego la posesión de un arma de destrucción masiva terrorífica conocida como "La Caja de Pandora".


El norteamericano D.J. Caruso es un director muy irregular especializado habitualmente en filmes de acción y thrillers. Su filmografía se compone del filme negro "The Salton Sea", de los thrillers "Vidas ajenas", "Apostando al límite", "Disturbia" y "La conspiración del pánico", del filme de ciencia ficción "Soy el número cuatro", del drama "Standing Up", del filme de terror "The Disappointments Room" y del filme de acción "xXx: Reactivado".


Con casi doce años de diferencia con la segunda entrega de "xXx" llega la tercera, a ver si puede rascar algo del gran éxito que tuvo la primera en 2002 subiéndose al carro de las sagas que están volviendo últimamente ante la falta de ideas y la cara dura del Hollywood comercial. Retorna ahora Vin Diesel tras rechazar aparecer en la mencionada "xXx II: Estado de emergencia" y tenemos otra vez básicamente lo mismo: aventuras "poligoneras" de chulos baratos, fanfarronadas, frases lapidarias, testosterona voladora y escenas de acción imposibles y absurdas. Se ha tratado de copiar la fórmula de "The Fast and The Furious": crear alrededor del personaje de Xander Cage un grupo de héroes diversos (la tipa dura interés amoroso-erótico del héroe, la freakie de armas tomar, el secundario cómico, el joven fiestero, el rival que después se vuelve colega, el otro agente paralelo, la pareja enrollada, el manager que lo lleva todo etc.) para presentar un grupo que toque varios palos de caracteres. Quitando esto, el resto es lo mismo de siempre, y con la misma tontería e incluso algo más de vergüenza ajena (hay diálogos y situaciones que son verdaderamente sonrojantes). Vin Diesel y sus amigos lo pueden todo y se cepillan solos a organizaciones criminales enteras y el primero hasta se monta orgías con una facilidad pasmosa mientras dice fanfarronadas y presume de ser un macho. Nadie pretende que esta película sea tomada en serio, como también ocurría con las anteriores, pero a pesar de todo hay que ofrecer algo más que efectos especiales desatados y homenajes a las anteriores partes de la saga. Aunque las pretensiones sean cero, el conjunto apesta por su trama tonta y cutre, por sus personajes tópicos y por su zafiedad inocua en general. Otro bodriazo de película, definitivamente. Veremos si tiene el suficiente éxito como para que se haga una cuarta entrega.


SPOILER: El único detalle que me ha gustado de "xXx: Reactivado" es el hecho de que el protagonista de la segunda entrega, al que daba vida Ice Cube, sea recuperado para ésta y sea integrado en el grupo del protagonista. Por lo menos, hay un mínimo respecto al espectador. Pero el resto es basura.


martes, 21 de febrero de 2017

XXX II: ESTADO DE EMERGENCIA de Lee Tamahori - 2005 - ("xXx2: State of the Union")


Xander Cage ha sido asesinado y el agente Augustus Gibbons se ve obligado a buscar a un sustituto cuando descubre que también tratan de matarle a él y que alguien está actuando en la sombra con oscuras intenciones desde el propio gobierno. Su elección va a ser Darius Stone, un viejo SEAL que ahora se encuentra en prisión por romper la Ley. ¿Será este nuevo hombre capaz de parar los pies a la nueva amenaza?


A pesar del gran éxito de "Triple X", Vin Diesel no quiso volver a la saga para su segunda entrega (aunque lo haría para la tercera) y el protagonismo cayó en las manos del actor y rapero Ice Cube, que dio vida al nuevo agente secreto xXx tras el anuncio de la muerte del primero, Xander Cage (que tenía lugar en un cortometraje que complementaba a la saga, aunque en la tercera parte, como he dicho, volvería y se descubriría que realmente había sobrevivido). "xXx2: Estado de emergencia" es lo mismo que su antecesora, pero con todavía menos gracia. Si aquella era un show de testosterona barata inflada con explosiones y escenas de acción bien hechas, esta trata de ser esto de nuevo pero la verdad es que Ice Cube no tiene ni de lejos la mínima gracia o el mínimo carisma que tenía Vin Diesel (que no es que fuese la leche, pero estos cambios de protagonista radicales y de golpe no funcionan bien casi nunca y esta secuela no es una excepción). No, desde luego el nuevo xXx es bastante soso, y no da el pego como héroe de acción poligonero siquiera. Los secundarios tampoco dicen nada, y los villanos siguen siendo igual de patéticos. La trama también da bastante penita (aquí ya las ridiculeces es que no desatan ni una sonrisa condicionada por su absurdo), los diálogos son inocuos, el humor para colmo es bastante famélico y las escenas de acción han llegado incluso a perder espectacularidad (y eso que Lee Tamahori destaca casi que por esto y poco más). "xXx2: Estado de emergencia" es la típica segunda parte descuadrada que no respeta a la primera y que trata de cambiar sus puntos básicos de forma chapucera y sin respeto al espectador. Que sí, que la primera también apestaba, y muchísimo, pero si esta apesta todavía más es que un problema muy serio tenemos. Este 2017 volvió la saga a su cauce (argumental y de habitual baja calidad) con una tardía tercera entrega que comentaremos mañana.


lunes, 20 de febrero de 2017

TRIPLE X de Rob Cohen - 2002 - ("xXx")


Xander Cage es un delincuente rebelde fanático de los deportes extremos que, tras ser atrapado destrozando el coche de un senador, es puesto ante dos opciones: trabajar para los Estados Unidos o cumplir una condena de prisión. Xander elige la primera... Está a punto de nacer uno de los mejores agentes secretos de los USA.


"Triple X" fue, junto con "The Fast and The Furious", la saga que empezó a principios de la pasada década con la moda de las películas "poligoneras". Poligoneras, merdellonas, canis, nengs, bakalas, bajunas, burracas, farloperas... En cada lugar le llaman de una forma, pero creo que se entiende bien el concepto. Los protagonistas son cool-cutres, están en una forma física impecable o directamente inflada, desbordan testosterona, son fanfarrones, sueltan frases lapidarias con metralletas, se tiran a todas dos patas buenorras que pillan con una facilidad pasmosa y tienen coches de lujo, armas molonas e imposibles, dinero a espuertas, toda clase de gadgets para chulear y van a macrofiestas donde la música es infame y los cuerpos se exhiben bañados en alcohol. Curiosamente, Vin Diesel fue la estrella de ambas y Rob Cohen el director de sus dos primeras entregas. "Triple X" es una actualización del cine de acción básico ajustada a estos parámetros. Como película no vale un duro, mucho menos incluso que "The Fast and The Furious" (la primera de ellas se podía ver con cierto agrado y alguna posterior es por lo menos entretenida). El argumento es una parida lineal, predecible y tontorrona, su mensaje es para colmo una apología encubierta del cumplir órdenes sin usar mucho el cerebro, los personajes planos y chuletas y hasta irritantes, los villanos muy malos, los diálogos un catálogo de fantarronadas insufrible y, eso sí, los efectos especiales son muy buenos. Lo único que tiene que ofrecer esto, realmente. Para quien sea fan del cine de acción "Triple X" puede resultar distraída o tener cierta gracia en algunos de sus segmentos más tópicos. Para el resto, el interés es completamente cero. Fue como he dicho un éxito y generó una segunda parte igual de mala y hasta peor y una tercera que acaba de estrenarse de forma tardía que es otro despropósito infame. Y nada más por hoy.


domingo, 19 de febrero de 2017

SHIN GODZILLA de Hideaki Anno - 2016 - ("Shin Gojira")


Algo terrible ocurre en la Bahía de Tokio: un monstruo gigantesco y desconocido emerge de las aguas descontrolado y se interna poco a poco en los barrios de los alrededores del puerto en dirección al centro de la ciudad. Todo Japón, aterrorizado, se moviliza. ¿Qué está pasando? Los políticos del país se reúnen y han de buscar una salida a esta crisis. Pronto, todo se descontrola y sus implicaciones se extienden al ámbito internacional. ¿Qué se puede hacer frente a este brutal e inimaginable monstruo venido de nadie sabe dónde?


Hideaki Anno es uno de los grandes nombres de la animación japonesa y uno de los fundadores del famoso estudio Gainax junto a Yoshiyuki Sadamoto. También dirige filmes no animados y es actor de doblaje. Actualmente ha abandonado Gainax y dirige su nueva compañía, Khara. Su carrera es muy amplia y aunque hoy hablamos concretamente de su filme "Shin Godzilla", sería necesario más tiempo para comentar sus fantásticas series animadas (algún día caerán por este blog). Comenzó trabajando asistiendo a Hayao Miyazai y a Isao Takahata del Estudio Ghibli y posteriormente destacó con sus propios trabajos con tres series imprescindibles (sobre todo las dos últimas): "Gunbuster", "Nadia" y "Neon Genesis Evangelion" (esta última especialmente, una de las más célebres de los años noventa de la producción animada de Japón, le llevó a las estrellas). Ha dirigido también "Love and Pop", sobre las adolescentes prostitutas japonesas; el metafilme "Ritual", el filme de acción "Cutie Honey" y actualmente trabaja en el remake de su mencionada serie estrella, "Rebuild of Evangelion".


De la misma manera que los USA han realizado sus propios y desafortunados remakes de "Godzilla" (el horrendo de Roland Emmerich y el fallido de Gareth Edwards), Japón se apuntó el año pasado a reiniciar la franquicia original de la Toho, la compañía en la que el famoso monstruo comenzó su andadura. Tras la friolera de treinta películas (treinta) que abarcan desde el año 1954 en el que se estrenó el primeo de sus filmes hasta el año 2004 en el que lo hizo "Godzilla: Final Wars", la compañía decidió por fin reiniciarlo todo y acabar con la continuidad delirante de una franquicia que, como la primera de James Bond por ejemplo, la que empezó con Sean Connery y acabó con Pierce Brosnan, se había vuelto incoherente y absurda de tan puramente larga. Este reinicio ha sido inmejorable. Hideaki Anno al frente de la dirección junto al genial creador de efectos especiales y director de anime Shinji Higuchi ha entregado una nueva versión del primer ataque de la criatura ambientado en nuestros días que incide especialmente, de una forma totalmente realista, en las implicaciones políticas que éste tendría. Vamos a ver acción y destrucción, pero también políticos y militares histéricos hablando, mucho despacho, mucho parlamento, mucha opinión pública y mucha geopolítica internacional. Es lo que ocurriría ciertamente si alguna vez tuviésemos que vivir una invasión de un monstruo así. Por supuesto, no se olvida el mensaje ecológico ni contra la contaminación y la historia pasada y reciente de Japón y sus traumas con energías como la nuclear están bien presentes en el filme, adulto, serio, consecuente y como he dicho ultrarealista. El diseño de la criatura es finalmente una maravilla: se apoya visualmente en el estilo "retro" pero sin caer en la exageración y mostrando a un monstruo que bebe directamente del clásico de 1954 reinventándose y modernizándose con limpieza. Hay homenajes constantes (como la escena de los trenes) y guiños sin parar. Hideaki Anno siempre ha sabido ofrecer versiones actualizadas de cualquier adaptación que le pongan por delante, y aquí ha dado una vez más lo mejor de sí mismo para presentar el filme definitivo de Godzilla en décadas de versiones chungas o fallidas. Imprescindible clásico instantáneo del género de los kaijus.


sábado, 18 de febrero de 2017

VAN HELSING de Stephen Sommers - 2004 - ("Van Helsing")


Siglo XIX. Van Helsing es un experto cazador de monstruos, uno de los mejores del mundo conocido. El Vaticano, que le crió y le entrenó, le envía a la remota región de Transilvania para proteger a la familia Valerious de los ataques del malvado Conde Drácula y sus criaturas del mal. Si esta familia es asesinada, algo terrible puede ocurrir relacionado con una vieja profecía. En el oscuro lugar, Van Helsing descubre que las cosas son todavía más peligrosas y retorcidas de lo que pensaba.


Stephen Sommers, en lo que a aventura se refiere, nunca fue un director realmente malo. Aunque tiene en su haber infames bazofias como "El regreso de la Momia" o "G.I. Joe: The Rise of Cobra", tiene también otras películas más que apreciables en su género o por lo menos curiosas como la primera y para mi excelente "La Momia" (de las pocas películas que a finales de los noventa consiguieron revivir el espíritu de Indiana Jones) o "Odd Thomas". En su día, "Van Helsing" podría haber resultado interesante: una aventura en solitario del mítico cazador de Drácula en su juventud era a priori atractiva. Con un Hugh Jackman recién estrenado en los X-Men y una Kate Beckinsale que ya había más o menos dado el pego en la primera "Underworld" (que era mala pero también era la menos mala de su interminable y horrible saga). No me esperaba gran cosa, sobre todo porque todo venía de la mano del Hollywood más ultracomercial, pero entonces viniendo de Sommers tampoco un bodriazo semejante. "Van Helsing" es pura basura. Es una película de acción diarréica con ambientación mala copia y refrito del rollo de Tim Burton (sin personalidad) y del famoso videojuego "Castlevania" (sin personalidad de nuevo), con personajes baratos, planos y llenos de topicazos, con villanos sin maldita la gracia, con diálogos pestosos, con efectos especiales basados en la acumulación cutre y con una trama lamentable en la que van entrando de golpe y porrazo todos los monstruos clásicos, desde el mencionado Drácula a Frankenstein pasando por el Hombre Lobo o el Doctor Jekyll y su alter-ego Mr. Hyde. Todos juntos y revueltos por la puta cara y sin sentido ninguno. Y por supuesto, que nadie se espere una conexión mínimamente coherente con algo siquiera parecido a la novela de Bram Stoker de la que sale Van Helsing. Hoy tocaba revisar una bazofia de hace doce años. Más mala que pegarle a un padre. Es una pena que ideas a priori buenas dentro de lo que es el género de aventuras se tiren por la borda de tan mala manera y terminen en engendros que no valen ni para mero entretenimiento.


viernes, 17 de febrero de 2017

LOS INTRUSOS de Simeon Halligan - 2014 - ("White Settlers")


Ed y Sarah son una joven pareja de Londres que, cansada del estrés de la gran ciudad, decide instalarse en Escocia, en una granja en el campo, para llevar una nueva vida tranquila y sosegada. Tras la mudanza, comienzan ilusionados su nuevo proyecto vital. Sin embargo, en su primera noche, algo extraño empieza a ocurrir...


El inglés Simeon Halligan ha dirigido hasta ahora dos películas de terror: "Spintered" y "Los intrusos".


"Los intrusos" (su nombre real, "White Settlers", que hace referencia al colonialismo europeo y concretamente al inglés, puede dar muchas más pistas sobre sus intenciones), es una película con una muy buena idea que, sin embargo, se hunde en lo anodino y la estropea por completo. Tenemos a priori una trama básica bastante tópica: una joven pareja que huye de la estresante vida de Londres se instala en una granja en Escocia para comenzar una existencia tranquila, sosegada y campestre. Sin embargo, en el pueblo cercano vive gente que parece amenazadora y que no les ve con buenos ojos... Se pueden imaginar lo que toca. "Los intrusos" es una mezcla entre "Perros de paja" y "Eden Lake" bastante descafeinada. Sus personajes son planos y no tocan ninguna fibra, sus antagonistas no tienen carisma, su trama está llena de lugares comunes del género y el suspense nunca termina de enganchar, ni siquiera de arrancar. Algunas escenas de violencia están bien conseguidas, pero poco, poquito más. Y el caso es que las intenciones del filme son loables. No quiero revelar mucho porque puede perder bastante capacidad de sorpresa, pero sí decir que sus pretensiones sociales y de retrato político para colmo se ven cumplidas solo en parte: son flojas y simplistas, poco desarrolladas, lo cual no quita que sorprendan (porque lo hacen) pero olvidables son. Cuando uno ha terminado de ver "Los intrusos" estará ligeramente agradado por la originalidad (o por lo menos por la no repetición manida de patrones del terror) de un desenlace diferente, pero al día siguiente todo lo anodino que tiene el resto del filme le hará dejarlo a un lado y a otra cosa, mariposa. Una pena.


SPOILER: El hecho de que los intrusos que echan a la pareja de su granja sean escoceses que odian a los ingleses es genial. El desenlace, en el que los "devuelven" a Inglaterra, es también genial. En 2014, año del Referendum por la Indepencia de Escocia, todo cogía un especial sentido, y lo sigue teniendo tras el Brexit, que ha dividido al Reino Unido de forma radical y presumiblemente durante generaciones y que ha aumentado las cotas de odio entre sus naciones internas (la propia Escocia, con Irlanda del Norte, amenaza con salir de U.K. tras el mencionado Brexit y ahí anda la cosa, en plena incertidumbre y escalada de rencor e insatisfacción política). Sin embargo, como he dicho, todo esto está expuesto de forma simple y sin demasiado desarrollo, y es una pena porque debido a ello el filme se queda en nada. La idea era buena, pero hacía falta haberla enriquecido mucho más.


jueves, 16 de febrero de 2017

LION de Garth Davis - 2016 - ("Lion")


Saroo Brierley es un joven indio que, cuando era pequeño, se perdió en las calles de Calcuta y nunca más volvió a ver a su familia. Ahora vive en Tasmania con sus padres adoptivos, que le adoran y que le han dado una vida plena en lo material llena de oportunidades. Saroo, sin embargo, a pesar del infinito amor que siente por ellos, no es feliz: guarda un terrible trauma por lo que le ocurrió en su infancia y tiene el anhelo imparable de encontrar a su familia real. Ayudado por los suyos, empezará a buscarla...


"Lion": película de superación de situaciones terribles basada en historia real famosa con libro de memorias previo que además es un best-seller. Material que, si no se trata bien, puede producir considerables mediocridades y hasta bodrios gigantescos. Por suerte, el australiano Garth Davis, en el que es su debut en el largometraje, sabe llevarlo todo a buen puerto. Basado como he dicho en una historia real, "Lion" narra cómo Saroo Brierley, un joven nacido en La India y que se perdió en Calcuta para ser posteriormente adoptado por una familia de Tasmania, en Australia, buscó a su madre y hermanos originales durante años desde su país de acogida hasta dar con ellos. Todo aparece en su mencionado libro "A long way home", de 2014. Bueno, la película nos la podemos saber de memoria, pero la verdad es que está muy bien hecha y consigue ser siempre interesante. Su primera parte es especialmente brillante: cómo el joven Saroo se pierde y pasa por mil peripecias sórdidas y terribles en La India de los años ochenta es una aventura de denuncia que pone los pelos de punta. Uno de los objetivos del propio Saroo en su vida actual es el de luchar contra los secuestros de niños en su país natal y los abusos a los que son sometidos los huérfanos y los pobres allí, y el filme se hace eco de ello perfectamente con un buen puñado de escenas estremecedoras. La segunda parte pierde tal vez algo de fuerza, pero está también muy bien llevada y la obsesión del protagonista por encontrar a su familia está retratada con coherencia, limpieza y sobre todo sin dramatismos baratos o efectismos. El conflicto entre el agradecimiento por haber conseguido una vida materialmente plena en el primer mundo y el tormento vital y la frustración que le crea al protagonista el haber conocido cómo es malvivir en el tercero está expuesto y desarrollado con lucidez, y consigue llegar a cualquier espectador, al igual que el mensaje sobre la necesidad de superar los traumas y sanar las heridas emocionales. Los actores están todos excelentes: los pequeños y los grandes. Y la dirección es precisa y con ritmo. "Lion" es un buen filme que esquiva las trampas a las que esta clase de filmes están más expuestos con envidiable precisión. Muy de agradecer.


miércoles, 15 de febrero de 2017

PARDÉ. CLOSED CURTAIN de Jafar Panahi y Kambozia Partovi - 2013 - ("Pardé. Closed Curtain")


Un escritor llega a una casa en la playa: se esconde allí con su perro porque las autoridades islámicas de Irán han considerado "sucios" a estos animales y los han prohibido. En el apartado lugar, trata de vivir lo mejor que puede junto a su mascota. Una extraña visita nocturna, sin embargo, trastoca sus planes...


Jafar Panahi es, definitivamente, un héroe. Porque, aún teniendo prohibido el rodar en su país, Irán, debido a ser un personaje políticamente incómodo, se las ha ingeniado para dirigir en secreto tres películas hasta la fecha que han podio salir de las fronteras de su tierra y llegar a occidente: "Esto no es una película", "Parde. Closed Curtain" y "Taxi Teheran". Hace unos meses comentamos la primera de ellas y hoy nos toca la segunda, que fue una de las sorpresas del Festival de Cine de Berlín de 2013 y que ocasionó protestas contra el gobierno alemán por parte del iraní por haberla exhibido públicamente. "Parde. Closed Curtain" es el filme más inaccesible de Panahi en toda su carrera. Para muchos es un timo, y creo que pueden tener sus razones para considerarlo como tal, pero creo que este juicio es inmerecido. La sola existencia de esta película ya es una proeza. El director tiene prohibido rodar y lo ha hecho a pesar de todo y jugándose su futuro en compañía del co-director y actor protagonista Kambozia Partovi (conocido por otra película iraní polémica: "Border Café"). La película, una suerte de documental de ficción inclasificable protagonizada por actores no profesionales y por el propio Panahi y su equipo, tiene lugar en una casa de campo de su propiedad a las orillas del Mar Caspio. Los medios son mínimos, y la historia es complejísima, muy simbólica y demasiado críptica a veces. Ok, es cierto. Pero es que, amigos y amigas, a Jafar Panahi sencillamente viendo como están las cosas en Irán y cómo ha terminado deviniendo su vida no le queda otra. Y a pesar de todo ello, a pesar de lo oscura que resulta, "Parde. Closed Curtain" tiene unas referencias fácilmente identificables a la represión de la dictadura iraní, al fanatismo político y religioso, al machismo (asunto central en su vida fílmica que no podía falta aquí), al encierro por obligación, a la persecución del diferente, a la censura. Es un ataque frontal al régimen islámico que oprime a Irán,  y eso se puede ver con claridad.


Sí, es cierto que fallan algunas cosas en la cinta: el bombardeo de símbolos es abrumador en algunos momentos y el ritmo general es lento, a veces bastante exasperante, mientras que muchas veces hay planos largos contemplativos en los que no ocurre mucho o casi nada. Y hay además que conocer bien toda la vida y la filmografía de su creador para comprenderla bien (absténganse de verla siquiera todos aquellos que no hayan visto toda la filmografía de Panahi y que no conozcan sus terribles desventuras porque se perderán lo poco verdaderamente claro que este filme tiene). Pero es que, como he dicho, este filme no puede ser de otra manera: o Panahi juega con el simbolismo, o se la juegan a él. En un lugar donde no existe la libertad, el arte no fluye como debería. Y sin embargo, "Parde. Closed Curtain" es una de las obras más valientes de los últimos años y una patada en la boca a una repulsiva dictadura religiosa. Lo dicho: la sola existencia de una película como esta salida directamente de Irán es una proeza heróica.


martes, 14 de febrero de 2017

ROMEO + JULIETA de Baz Luhrmann - 1996 - ("William Shakespare´s Romeo and Juliet")


En la ciudad de Verona Beach dos poderosas familias dueñas de grandes negocios luchan por conseguir la hegemonía: los Capuleto y los Montesco. La tensión entre ambas es terrible y surgen a menudo enfrentamientos entre sus miembros y trabajadores. En este caldeado ambiente, dos jóvenes cometen el peor de los pecados: enamorarse. Son Romeo Montesco y Julieta Capuleto. La guerra más terrible va a hundir a la ciudad en la violencia.


Baz Luhrmann, desde la estupenda "El amor está en al aire", ha llevado una carrera irregular. Aunque muchas de sus películas posteriores han sido grandes éxitos comerciales y aclamadas por la crítica, creo que el director australiano, que ha convertido la modernización estética de relatos clásicos en una de sus señas de identidad básicas (presente en todos sus filmes menos su debut y "Australia"), está algo sobrevalorado. "Romero + Julieta" lleva el clásico homónimo de William Shakespeare a nuestros días (a la segunda mitad de los años noventa concretamente) para narrar la historia que ya conocemos con los textos originales en boca de sus protagonistas y contextualizarlo todo en una ciudad llamada Verona Beach en medio de una guerra entre bandas de hombres de negocios con rasgos de mafiosos. El cóctel funciona, y la película entretiene, pero creo que lo que Luhrmann ha hecho lo han hecho ya otros antes tanto en cine como en teatro y creo que siendo el filme aceptable se le dio mucho bombo, como ocurrió con la inmediatamente posterior "Moulin Rouge". Leonardo DiCaprio estaba en fulminante ascenso hacia la cima en aquellos tiempos y, junto a Claire Danes, entrega un papel solvente y con carisma. Los secundarios idem: Pete Postlehwaite, John Leguizamo o Harold Perrineau están bastante bien. Al filme, que se sigue con ritmo, le sobra sin embargo histrionismo y rareza desbocada: algunos de los personajes resultan sobreactuados (no porque ellos lo hagan mal, sino porque el guión se lo exige), otros son freaks bastante baratos, la adaptación potencia demasiado lo extravagante y lo escabroso y termina faltando a la esencia de algunos personajes de la obra y la estética barroca, aún siendo acertada, a veces se pasa en lo kitsch. Creo que siendo un poco más comedido el filme habría sido más redondo. Sin embargo, como espectáculo visual cumple y consigue muy bien el aura de musical contracultural en su tiempo. Los puristas de Shakespeare se llevarían en su estreno las manos a la cabeza, imagino, pero con un poco de apertura de mente y siendo consciente de que los géneros y las estéticas se alimentan sin cesar unos de otros, "Romeo + Julieta" es disfrutable, aunque como he dicho sea víctima de sus propios excesos, que la lastran.


lunes, 13 de febrero de 2017

PASSENGERS de Morten Tyldum - 2016 - ("Passengers")


Jim Preston es un joven que se ha enrolado en un viaje a través del espacio hacia el planeta Homestead II, en el que la humanidad planea establecer una colonia de 5.258 personas. La gigantesca nave Avalon, en la que se embarca, le mantendrá en estado de hibernación durante los 120 años que durará la travesía. Algo extraño ocurre sin embargo... Jim se despierta, lo cual era supuestamente imposible... Y descubre que es el único pasajero consciente, que no tiene forma de volver a dormirse y que todavía le quedan por delante 90 años antes de aterrizar... ¿Qué puede hacer ante semejante pesadilla?


"Passengers", el retorno de Morten Tyldum tras la mucho mejor "Descifrando Enigma", es un "pudo haber sido y no fue" total y absoluto. Tiene un inicio magnífico, una primera media hora prometedora y angustiosa, con  un más que notable Chris Pratt enfrentándose a la enorme posibilidad de morir en soledad total en una nave en medio del espacio y a la toma de decisiones desesperadas y moralmente muy reprobables. Excelente todo: la ambientación de la nave solitaria como una cárcel de lujo, los vagabundeos del personaje por sus pasillos, su angustia, su terror, su miedo a un futuro inexistente, sus divagaciones con el robot camarero del bar (magnífico Michael Sheen). Como una especie de Robinson Crusoe de las estrellas, el protagonista masculino ha de tratar de llevar su terrible situación con los medios a su alcance, que son realmente todos menos las herramientas sociales más estrictamente básicas. Luego, tras alguna que otra escena excelente (como las salidas al espacio), la película cae estrepitosamente en la rutina y en la mediocridad. Todo se torna en un drama romántico con algunos toques de comedia en cuanto aparece en escena el personaje de Jennifer Lawrence (que lo hace muy bien también, como Pratt, todo sea dicho). Los caracteres ya a partir de aquí no se desarrollan, sus motivaciones se estancan, los pocos secundarios no aportan prácticamente nada, el dilema moral pierde muchísima fuerza y todo termina siendo típico y tópico y bastante predecible y con un desenlace de optimismo vital de pastel. No es "Passengers" un mal filme, realmente, pero cuando a uno le han puesto un caramelo en la boca y se lo han quitado de golpe, fastidia y decepciona. Sus efectos especiales son excelentes, su ambientación muy notable, sus escenas de acción saben agarrar al espectador y las actuaciones del elenco son más que solventes (teniendo en cuenta que aún siendo prometedores sus personajes terminan no dando para demasiado). Se puede ver, y entretendrá y sabrá ofrecer un espectáculo visual aceptable, desde luego, pero también se olvidará con cierta rapidez y sabrá a poco. Una lástima.