Porco Rosso

Porco Rosso

domingo, 24 de julio de 2016

EL ATLAS DE LAS NUBES de Tom Tykwer y los hermanos Wachowski - 2012 - ("Cloud Atlas")


1849. Adam Ewing, un abogado de San Francisco, viaja a las Islas Chatam para ocuparse de un importante acuerdo comercial y descubre un mundo de racismo e injusticia que le cambia la vida para siempre.

1936. Robert Frobisher, un joven y prometedor músico británico, encuentra trabajo como copista para un gran compositor belga y, en su tiempo libre, empieza a crear la que va a ser su gran pieza maestra...

1973. Luisa Rey es una periodista de San Francisco que descubre una trama de corrupción ecológica alrededor de una gran central nuclear e intenta destaparla. Pronto, se mete en serios y peligrosos problemas...



2012. Timothy Cavendish, un editor de 65 años, se ve, por terribles azares del destino, encerrado en una residencia de ancianos de la que no puede escapar. Su vida se transforma en una demencial pesadilla.

2144. Sommi-451 es una mujer fabricada artificialmente para servir en una gran cadena de comida rápida. Pronto, va a ser consciente de lo injusto de su situación y se va a rebelar contra la sociedad ultraconsumista y deshumanizada que la ha creado.

2321. Zachry es un pacífico pastor que vive en un Hawai post-apocalíptico con su tribu. Un día, su vida va a cambiar para siempre cuando unos extraños visitantes de una sociedad más avanzada hagan acto de presencia en su poblado y cuando a la vez los salvajes Kona, sus vecinos caníbales, les invadan.


Para empezar la crítica de hoy, tengo que recomendar fervientemente el libro de David Mitchell "El Atlas de las Nubes" en el que se basa esta película homónima. Es un libro genial y ayuda a entender mucho más incluso la esencia de dicho filme, que hoy comento. A veces, demasiadas veces diría incluso, el haber leído la obra escrita en la que se basa una obra audiovisual te condiciona. Es lógico; es normal. De la misma forma que siempre digo, cuando no he leído la novela de marras, que me limito a comentar la película y solo la película, en este caso, inevitablemente, no puedo dejar atrás la influencia de dicha novela. Y he de decir que la novela es mejor. Parecerá obvio, pero no siempre es así (miren el siempre mencionado caso de "El Padrino" si no). En la película se han simplificado los personajes, se han infantilizado sus conflictos y se ha cambiado el aura más fatalista de victorias heróicas pero pírricas de gente común por un optimismo hollywoodiense algo decepcionante. Sin embargo, eso no quiere decir tampoco que la versión fílmica de "El Atlas de las Nubes" sea mala. En absoluto. Tom Tykwer y los hermanos Wachowski dirigen esta película de segmentos bastante bien y, aunque estos segmentos son mejores y peores, en general presentan una cohesión lógica y el ritmo está perfectamente llevado desde la sala de montaje (y además la película dura 172 minutos y nunca se hace pesada). "El Atlas de las Nubes" es una enigmática aventura a través del tiempo sobre las acciones del pasado y cómo repercuten en el futuro, sobre el destino de la humanidad y sus méritos y defectos, sobre la lucha contra la injusticia y la opresión del hombre por el hombre, sobre las diversas formas de crear y mantener dictaduras, sobre nuestra actual sociedad del consumo desaforado, sobre el cuidado del planeta y sobre la reencarnación y la huella que dejamos cuando abandonamos este mundo. Está rodada con un elenco de actores genial donde todos ellos realizan varios papeles radicalmente diferentes y tanto de protagonistas como de antagonistas en todas las historias, de forma que la percepción que el espectador tiene de todos ellos va cambiando sin cesar y refuerza la idea de viaje a través de diferentes épocas y de transmigración de las almas y las personalidades que el filme tiene.


Tom Hanks puede ser un malvado médico o un tranquilo pastor obligado a ser un héroe a su pesar. Halle Berry puede ser una periodista comprometida con la búsqueda de la verdad o una estudiosa científica de una sociedad primitiva. Hugo Weaving puede ser una cruel enfermera (hasta se cambia el sexo de los actores) maltratadora de ancianos o un ente extraño y shakesperiano que atormenta a la gente real. Hugh Grant puede ser un reverendo o un líder de una tribu de caníbales. El concepto es interesante y está bien llevado. "El Atlas de las Nubes" es una película arriesgada, bastante interesante, en la que Tom Tykwer no decepciona y en la que los hermanos Wachowski se recuperan parcialmente de la metedura de pata enorme de "Speed Racer" (aunque la volverían a cagar de nuevo con la estrenada el año pasado "El Destino de Júpiter", una película inexplicablemente horripilante). Esta obra es muy recomendable en general y, aunque no termine de gustar del todo (es una película bastante especial, como el libro en el que se basa), no dejará de seguro indiferente a nadie. Y no se pierdan, por favor, la novela.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada