Porco Rosso

Porco Rosso

martes, 26 de julio de 2016

ARRIETTY Y EL MUNDO DE LOS DIMINUTOS de Hiromasa Yonebayashi - 2010 - ("Karigurashi no Arietti")


Un joven llamado Sho es enviado por su familia a la gran casa de campo de su tía abuela para pasar allí una temporada debido a que está enfermo y necesita descanso y sosiego. En el bello lugar, Sho, un chico melancólico y tímido, descubre algo increíble: hay unos pequeños y diminutos seres con la misma apariencia que los humanos que viven ocultos en los lugares más inaccesibles de la casa. Entre él y una de ellos va a surgir una relación especial. La chica se llama Arrietty.


El japonés Hiromasa Yonebayashi es uno de los nuevos valores del gran Estudio Ghibli. Aunque ha trabajado desde hace años como animador en producciones de otros autores de la compañía, debutó en solitario 2010 con "Arrietty y el mundo de los diminutos", a la que siguió, en 2014, la nueva película "El recuerdo de Marnie".


Con guión del propio Hayao Miyazaki y de Neiko Niwa, "Arrietty y el mundo de los diminutos", el debut en la dirección completa de Hiromasa Yonebayashi, es una adaptación libre de la famosa saga de novelas de "Los Borrowers" de la escritora inglesa Mary Norton (saga de novelas que ya ha tenido diversas adaptaciones e incluso una serie de televisión de animación y que en países como España es más conocida con el nombre de "Los Diminutos"). "Arrietty y el mundo de los diminutos" es una joyita de la animación. Presenta la historia de un joven que descubre que en la casita de campo en la que vive habitan también, en secreto, los seres que dan nombre al filme. Se desarrolla una trama de sueños y anhelos en la que se compara el mundo de los humanos con el de los diezmados "diminutos" y que sirve a Yonebayashi y a sus guionistas para hablar, una vez más, de asuntos como la ecología (cómo no viniendo de Miyazaki), el racismo, el miedo a lo diferente, la maldad humana, la utilización para fines comerciales de las desgracias de otras personas o la lucha por la conservación de las especies o de las culturas que están a punto de desaparecer (los mencionados "diminutos" viven una situación que se puede extrapolar perfectamente a la de cualquier habitante, animal o humano, de cualquier hábitat en peligro de nuestros días). Se presenta además una contraposición entre una raza próspera que no deja de reproducirse pero que también destruye el planeta y otra que no genera apenas nuevos miembros y, a la vez, entre un miembro de la primera raza débil y de futuro incierto y uno de la segunda lleno de vitalidad y ganas de vivir a toda costa. Arrietty es otra gran heroína más del panteón del Estudio Ghibli, una joven independiente que lucha por su modo de vida, que no se hunde ante la adversidad y que se enfrenta incluso a los prejuicios de miembros de su propio pequeño mundo. Los diálogos son precisos y lúcidos, y se tratan asuntos tan adultos como la llegada de la muerte o la enfermedad con una madurez muy destacada. Sobra decir que la animación es una delicia, que la fluidez es increíble, que los decorados son maravillosos (qué detalles, madre mía, qué espectáculo del deleite) y que la banda sonora es preciosa. "Arrietty y el mundo de los diminutos" es un debut excelente de un autor que promete.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada