Porco Rosso

Porco Rosso

miércoles, 6 de julio de 2016

BUSCANDO A DORY de Andrew Stanton y Angus MacLane - 2016 - ("Finding Dory")


Un día como otro cualquiera, Dory de repente parece empezar a recordar más de lo esperable: de golpe, parece acordarse de su familia y de retazos de su infancia... Y de los lugares en los que ha vivido. Marlin y Nemo, sus mejores amigos, la acompañan a estos lugares en busca de algún recuerdo que le ayude a encontrar sus raíces. Algo ocurre... Y comienza para ellos otra gran aventura.


"El viaje de Arlo" fue bastante flojita para el cánon al que nos tienen acostumbrados los chicos de Pixar, y esto fue aún más patente además al venir pocos meses después de la maravilla que fue "Inside Out", pero "Buscando a Dory", la secuela de la inolvidable "Buscando a Nemo", nos devuelve lo mejor del estudio de animación este verano. Tal vez esta saga no tenga ninguna de sus dos entregas entre las más perfectas de la compañía, como pueden ser "Los Increíbles", "Ratatouille", "Wall-E", "Up" o la tercera entrega de "Toy Story", pero vuelve a conseguir, una vez más, ese maravilloso punto justo entre filme para niños (para niños serios e inteligentes) y filme para adultos (adultos serios e inteligentes también). Es increíble que Pixar, en casi cada película, sepa transmitir el mismo mensaje con distintas y leves variantes (la importancia de la familia unida en nuestras vidas), sin caer en la ñoñería, en la palabrería barata, en la demagogia o en la apología a priori esperable del Sueño Americano. Sí, otra vez tenemos este asunto como tema central de "Buscando a Dory", pero está expuesto con limpieza, madurez impecable y gran lucidez. Ahora toca pues eso mismo; buscar a Dory, el personaje más hilarante de la saga, y ya por fin profundizamos en su historia y en su pasado. Tenemos aventuras frenéticas, un humor divertidísimo e inteligente, espacio para crítica ecológica y drama perfectamente desplegado y llevado. Escenas de acción fantásticas e imaginativas, gags memorables, personajes henchidos de carisma (todos, tanto los viejos como los debutantes) y momentos dramáticos contenidos, delicados, emotivos, magníficos (es maravilloso el prólogo de la película).


El gran Andrew Stanton, uno de los grandes valores de la compañía (director de "Bichos", "Wall-E" y la primera "Buscando a Nemo" -tuvo por ahí un patinazo con la adaptación con actores reales de "John Carter", pero se le perdona porque es uno y sin demasiada importancia-) vuelve a su saga estrella lleno de fuerza y de ganas de hacer algo bueno y fresco, y lo vuelve a lograr. Le ayuda el co-director Angus McLane. Algo hay especial además en "Buscando a Dory": su mensaje a favor de la familia está ahí, pero lo amplia a la amistad: los amigos también son familia, como se dice durante el metraje, y es una idea abierta, moderna (y más en los USA) y alejada de los tópicos de siempre que cada vez se abre más camino tanto entre nuestra sociedad como en los nuevos filmes comerciales (sin ir más lejos, era incluso el tema central de la última entrega de una saga tan "mainstream" como es la de "The Fast and The Furious").


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada