Porco Rosso

Porco Rosso

miércoles, 25 de mayo de 2016

EL OTRO LADO DE LA PUERTA de Johannes Roberts - 2016 - ("The Other Side of The Door")


María es una mujer inglesa que vive en La India con su familia, en donde su marido trabaja como vendedor de antigüedades, y que ha perdido a su hijo pequeño en un accidente de coche. Depresiva y sin ganas de vivir, descubre una suerte de ritual que, según los nativos, le permitirá volver a hablar con su pequeño desde el más allá. María no se imagina que está a punto de desatar un terror inimaginable...


El inglés Johannes Roberts es un director mediocre (por no decir malo) centrado en el cine de terror, género para el que ha entregado una buena cantidad de bazofias. Su filmografía se compone de las películas fantásticas y/o de horror, a cada cual más mala, "Sanitarium", "Darkhunters", "Hellbreeder. La resurrección del mal", "El bosque de los malditos", "F", "Roadkill", "Storage 24" y "El otro lado de la puerta".


Ya pensaba yo que la racha de ver últimamente buen cine de terror iba a durar poco. "El otro lado de la puerta", estrenada hace pocos días, es otra de esas películas de terror producidas como caramelos para llenar salas de público poco interesado en un cine de calidad que quiere solamente pasar un rato anodino ante una película de terror efectista de usar y tirar y olvidar al día siguiente. El despropósito perpetrado por Johannes Roberts es mayúsculo. En serio, es increíble. Todo empieza con una madre que perdió a su hijo y que quiere hablar con él desde el más allá y que con sus acciones despierta a poderes malignos (un niño muerto semi-zombie y una versión hindú de la niña de "The Ring", todo muy original). Hay un espíritu malo y otro bueno, pero el bueno, que quiere matar al malo, se dedica a asustar a una familia que no tiene culpa de nada durante toda la película sin sentido ninguno. Después hay también unos faquires que también son buenos, pero que también se dedican a asustar a esta familia en vez de ir claramente a decirles que están ahí para intentar hacer un bien. Después hay un personaje, el de la criada, que le dice a la madre de marras que tiene que ir a "resucitar" a su hijo y que después le dice que la ha cagado porque ha desatado un poder terrible (¿En qué quedamos?). Y por supuesto, el espíritu maligno de marras es más tonto que Pichote; también se pasa toda la película asustando a la familia y matando a personajes secundarios que no tienen nada que ver con él para luego dejar que los personajes principales le planten cara y le maten. Y también hay transeuntes, simples peatones, que parecen estar poseídos por la cara y que asustan también a la familia sin venir a cuento (¿?¿?¿?¿?). Por supuesto, todo el "terror" de esta cosa se basa en subir el volumen a lo bruto en un momento de calma y poner a un monstruo feo con cara fea frente al espectador de improviso. Un truño, vaya. De lo peor de lo peor de lo que llevamos de año. No pierdan el tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada