Porco Rosso

Porco Rosso

jueves, 16 de marzo de 2017

YOGA HOSERS de Kevin Smith - 2016 - ("Yoga Hosers")


Colleen Collette y Colleen McKenzie son dos adolescentes de Canadá que, amigas inseparables y fanáticas del hockey y del yoga, trabajan cuando salen del instituto como dependientas en una tienda de comestibles. Un día, algo extraño empieza a ocurrir... Unas salchichas nazis antropomorfas emergen de la nada y las atacan.


No sé que le ha pasado a Kevin Smith. No sé que le pasó en 2014 con aquella cosa despreciable que fue "Tusk" y no sé qué le pasó el año pasado con "Yoga Hosers", una comedia deleznable ambientada en el mundo del primer filme mencionado, que va a componer la ambientación de la llamada "Trilogía del Verdadero Norte". Las dos protagonistas aparecían ya como secundarias en aquel y repite el personaje horrible del detective encarnado por Johnny Depp (al que tampoco sé qué le ha pasado últimamente para perpetuarse en este papel y en otros que igualmente le dejan muy pero que muy devaluado). Yo no sé qué es esto, si una broma personal, si una película hecha para divertirse con los amigos, si un intento de sorprender a lo bestia o si un "hago esto porque me da la gana y punto". Lo que sí sé que es, es que es un bodriazo infumable. Dos adolescentes tontas, pero tontas tontas, que trabajan como dependientas de una tienda al estilo de la de "Clerks", se enfrentan a unas salchichas nazis antropomorfas que matan a la gente pinchándoles el culo y a un científico loco que las creó durante los tiempos de Hitler. Y el resto nos importa un pito. Y lo peor es que nos cuesta soportarlo. Aunque sean menos de noventa minutitos de nada. Personajes patéticos, diálogos tristes, humor lamentable, una trama inexistente, un supuesto mensaje transgresor que se regodea en lo zafio y en lo escatológico sin puta la gracia, un intento de retrato social sobre la generación enganchada al móvil inocuo y tontorrón, gags terribles y que dan vergüenza ajena, chistes diarreicos sobre Canadá sin sentido ni sensibilidad y por todas partes, unas escenas de acción pestosas y, encima, unos efectos especiales pésimos, pero mal hechos hasta lo insospechado (es que en vez de 2016 parece una película de los noventa o hasta de los ochenta, en serio). No me creía lo que estaba viendo. No me creía que fuese de Kevin Smith. Del director de "Clerks", "Mallrats", "Persiguiendo a Amy", "Dogma" o la para mi excelente y que siempre defenderé "Red State". Este hombre ha perdido el Norte. Y se ha ido todavía más arriba de las tierras canadienses. En serio, es que no me explico semejante patochada intragable y estúpida. "Yoga Hosers" es una infamia despreciable y que rivaliza en podredumbre con "Tusk". Kevin, hijo, vuelve a ser lo que eras. Este nuevo estilo no te va y te dirige directo al mercado de la peor serie B. Miedo me da la tercera parte de esta trilogía inexplicable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada