Porco Rosso

Porco Rosso

sábado, 18 de febrero de 2017

VAN HELSING de Stephen Sommers - 2004 - ("Van Helsing")


Siglo XIX. Van Helsing es un experto cazador de monstruos, uno de los mejores del mundo conocido. El Vaticano, que le crió y le entrenó, le envía a la remota región de Transilvania para proteger a la familia Valerious de los ataques del malvado Conde Drácula y sus criaturas del mal. Si esta familia es asesinada, algo terrible puede ocurrir relacionado con una vieja profecía. En el oscuro lugar, Van Helsing descubre que las cosas son todavía más peligrosas y retorcidas de lo que pensaba.


Stephen Sommers, en lo que a aventura se refiere, nunca fue un director realmente malo. Aunque tiene en su haber infames bazofias como "El regreso de la Momia" o "G.I. Joe: The Rise of Cobra", tiene también otras películas más que apreciables en su género o por lo menos curiosas como la primera y para mi excelente "La Momia" (de las pocas películas que a finales de los noventa consiguieron revivir el espíritu de Indiana Jones) o "Odd Thomas". En su día, "Van Helsing" podría haber resultado interesante: una aventura en solitario del mítico cazador de Drácula en su juventud era a priori atractiva. Con un Hugh Jackman recién estrenado en los X-Men y una Kate Beckinsale que ya había más o menos dado el pego en la primera "Underworld" (que era mala pero también era la menos mala de su interminable y horrible saga). No me esperaba gran cosa, sobre todo porque todo venía de la mano del Hollywood más ultracomercial, pero entonces viniendo de Sommers tampoco un bodriazo semejante. "Van Helsing" es pura basura. Es una película de acción diarréica con ambientación mala copia y refrito del rollo de Tim Burton (sin personalidad) y del famoso videojuego "Castlevania" (sin personalidad de nuevo), con personajes baratos, planos y llenos de topicazos, con villanos sin maldita la gracia, con diálogos pestosos, con efectos especiales basados en la acumulación cutre y con una trama lamentable en la que van entrando de golpe y porrazo todos los monstruos clásicos, desde el mencionado Drácula a Frankenstein pasando por el Hombre Lobo o el Doctor Jekyll y su alter-ego Mr. Hyde. Todos juntos y revueltos por la puta cara y sin sentido ninguno. Y por supuesto, que nadie se espere una conexión mínimamente coherente con algo siquiera parecido a la novela de Bram Stoker de la que sale Van Helsing. Hoy tocaba revisar una bazofia de hace doce años. Más mala que pegarle a un padre. Es una pena que ideas a priori buenas dentro de lo que es el género de aventuras se tiren por la borda de tan mala manera y terminen en engendros que no valen ni para mero entretenimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada