Porco Rosso

Porco Rosso

lunes, 13 de febrero de 2017

PASSENGERS de Morten Tyldum - 2016 - ("Passengers")


Jim Preston es un joven que se ha enrolado en un viaje a través del espacio hacia el planeta Homestead II, en el que la humanidad planea establecer una colonia de 5.258 personas. La gigantesca nave Avalon, en la que se embarca, le mantendrá en estado de hibernación durante los 120 años que durará la travesía. Algo extraño ocurre sin embargo... Jim se despierta, lo cual era supuestamente imposible... Y descubre que es el único pasajero consciente, que no tiene forma de volver a dormirse y que todavía le quedan por delante 90 años antes de aterrizar... ¿Qué puede hacer ante semejante pesadilla?


"Passengers", el retorno de Morten Tyldum tras la mucho mejor "Descifrando Enigma", es un "pudo haber sido y no fue" total y absoluto. Tiene un inicio magnífico, una primera media hora prometedora y angustiosa, con  un más que notable Chris Pratt enfrentándose a la enorme posibilidad de morir en soledad total en una nave en medio del espacio y a la toma de decisiones desesperadas y moralmente muy reprobables. Excelente todo: la ambientación de la nave solitaria como una cárcel de lujo, los vagabundeos del personaje por sus pasillos, su angustia, su terror, su miedo a un futuro inexistente, sus divagaciones con el robot camarero del bar (magnífico Michael Sheen). Como una especie de Robinson Crusoe de las estrellas, el protagonista masculino ha de tratar de llevar su terrible situación con los medios a su alcance, que son realmente todos menos las herramientas sociales más estrictamente básicas. Luego, tras alguna que otra escena excelente (como las salidas al espacio), la película cae estrepitosamente en la rutina y en la mediocridad. Todo se torna en un drama romántico con algunos toques de comedia en cuanto aparece en escena el personaje de Jennifer Lawrence (que lo hace muy bien también, como Pratt, todo sea dicho). Los caracteres ya a partir de aquí no se desarrollan, sus motivaciones se estancan, los pocos secundarios no aportan prácticamente nada, el dilema moral pierde muchísima fuerza y todo termina siendo típico y tópico y bastante predecible y con un desenlace de optimismo vital de pastel. No es "Passengers" un mal filme, realmente, pero cuando a uno le han puesto un caramelo en la boca y se lo han quitado de golpe, fastidia y decepciona. Sus efectos especiales son excelentes, su ambientación muy notable, sus escenas de acción saben agarrar al espectador y las actuaciones del elenco son más que solventes (teniendo en cuenta que aún siendo prometedores sus personajes terminan no dando para demasiado). Se puede ver, y entretendrá y sabrá ofrecer un espectáculo visual aceptable, desde luego, pero también se olvidará con cierta rapidez y sabrá a poco. Una lástima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada