Porco Rosso

Porco Rosso

viernes, 13 de enero de 2017

ZOMBIS NAZIS de Tommy Wirkola - 2009 - ("Dod Sno")


Un grupo de amigos se marcha unos días a una cabaña de las montañas de Noruega para disfrutar de la nieve y del tiempo libre. Todos tienen ganas de juerga y de sexo. Algo, sin embargo, se oculta en las profundidades del lugar al que van... Algo oscuro del pasado que está a punto de resucitar con terribles intenciones.


El noruego Tommy Wirkola es un director especializado hasta ahora en cine gore absurdo y en parodias. Ha dirigido "Kill Buljo: The Movie", parodia de "Kill Bill" de Quentin Tarantino; "Zombis Nazis", "Kurt Josef Wagle and The Legend of the Fjord Witch", parodia de "El Proyecto de la Bruja de Blair"; "Hansel y Gretel: Cazadores de brujas" y "Zombis Nazis II".


"Zombis Nazis" es una de esas películas que calificamos con la etiqueta de que "de tan malas que son, al final son buenas". Aunque su delirante (en el buen sentido) secuela es mucho mejor y es mucho más divertida, esta primera parte de la saga es una descacharrante comedia de terror llena de litros de sangre, de racimos de vísceras voladores y de homenajes a clásicos desde su propio título. Su trama es un despropósito desprejuiciado casi inexistente y los pocos apuntes argumentales que tiene son completamente chorras. Y esa es la gracia de la película, que se convierte, tras una introducción breve con jóvenes desfasados y calenturientos en busca de juerga bruta, en un "slasher" cachondísimo en el que los nazis que murieron en Noruega durante la Segunda Guerra Mundial vuelven del más allá convertidos en zombies para matar niñatos y buscar algo oculto y oscuro. El homenaje a "Posesión Infernal" y a "Terroríficamente muertos" es claro (la cabaña, la maldición y el gore desbocado no están ahí porque sí), y también a otros clásicos como "Braindead" o "La noche de los muertos vivientes". Los diálogos son tontos y los personajes tópicos, pero eso le da todavía más gracia al asunto, y hay sorpresas inesperadas incluso, como el orden de muerte de los personajes de marras, que sabe resultar interesante y dar giros de guión apañados dentro de la simpleza de lo que estamos viendo. Los efectos especiales y la ambientación, por otra parte, son más que solventes, y eso que el filme es de bajo presupuesto (los zombies nazis que le dan título, con toda su parafernalia, son demanciales, geniales). En fin, "Zombis Nazis" es un divertimento de serie B de los buenos, de los que cumplen de sobra y hacen reír. Su segunda parte, con más medios, rompe con el tópico falso y manido de que "segundas partes nunca fueron buenas". Mañana la comentaré porque no tiene desperdicio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada