Porco Rosso

Porco Rosso

lunes, 2 de enero de 2017

LA GRAN AРUESTA de Adam McKay - 2015 - ("The Big Short")


2005. El planeta vive una etapa de crecimiento potente, es un buen momento para invertir y para derrochar incluso y mercados como el de la vivienda son seguros y cien por cien fiables. En los USA, sin embargo, un grupo de personas empieza a darse cuenta de algo: se desarrolla una gran burbuja inmobiliaria que va a estallar en cualquier momento. Estas personas comparten sus predicciones con otras y comienza un juego de especulaciones... Las cosas van a cambiar de forma radical y en menos tiempo del que nadie se imagina...


El director, guionista, actor y comediante norteamericano Adam McKay ha desarrollado una carrera como director bastante mediocre, aunque con algunas joyitas inesperadas. Sus filmes, muchos de ellos comedias, son en general muy flojos cuando no directamente malos, y son hasta ahora "El reportero: La leyenda de Ron Burgundy", "Pasado de vueltas", "Hermanos por pelotas", "Los otros dos", "Anchorman II" y "La gran apuesta". En algunos de ellos ha intentado imprimir un cierto comentario social, pero ha fracasado en casi todos.


A veces la vida es muy curiosa: tuvo que venir en 2015 Adam McKay, un director de comedia casposa y cutre, para dirigir una de las mejores cintas que se han dirigido hasta ahora en los Estados Unidos, valga la redundancia, sobre la actual crisis global. Escrita por el propio McKay y basada en el libro del mismo nombre de Michael Lewis, narra la forma en la que la mencionada crisis hizo estragos a partir de 2007 y la historia de una serie de personas que fueron capaces de verla venir en 2005, cuando todo era una fiesta y cuando se ataban a los perros con longanizas. "La gran apuesta" es un filme crudo, triste, brutal, sin concesiones, que deja bien patente la manera en la que un grupo de desalmados se forran especulando con el sufrimiento ajeno. McKay sabe concentrar perfectamente una gran cantidad de conceptos economicos complicados para el espectador "no ducho" en la materia (y me meto yo mismo en este conjunto) y desglosarlos poco a poco pero sin pausa y siendo capaz de hacer que cualquiera entienda perfectamente que es que lo que tuvo que ocurrir para que de repente, en 2008, el planeta se viese metido de repente en el descalabro monetario que nos lleva amargando la vida desde entonces y que parece estar por fin ya terminando, a pesar de hacerlo bastante lentamente. El cinismo domina un relato inteligente, poseedor de una mordacidad que duele, sagaz, extremadamente critico con el sistema que rige las relaciones economicas mundiales y con todas las incoherencias de los que lo manejan o en sus entresijos se mueven.


Los desmanes de los tiempos de la burbuja de la vivienda son puestos en la picota de forma despiadada, y los culpables despellejados. Ya saben, la banca siempre gana, y el pato lo pagan, como se dice bien en el filme, la gente de la calle, que le echa el muerto a su vez a los inmigrantes y a los pobres. Adam McKay dirige con un ritmo trepidante, dosifica la informacion de forma ejemplar, atrapa al espectador desde el primer minuto y se lo mete en el bolsillo con el maravilloso y terrible desenlace del filme, que por cierto no es nada sin su impagable plantel de actores. Todos los protagonistas de "La gran apuesta" brillan de forma soberbia: en especial un Christian Bale que se mete en la piel de un "nerd" ultrainteligente y un Steve Carrell que simplemente lo borda. "La gran apuesta" es una obra maestra inesperada de un director que no suele destacar por nada. A ver si sigue regalando obras de la misma calidad a partir de ahora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada