Porco Rosso

Porco Rosso

sábado, 21 de enero de 2017

ERIN BROKOVICH de Steven Soderbergh - 2000 - ("Erin Brokovich")


La vida de Erin Brokovich es un completo desastre: es una madre divorciada que ha de cuidar sola a sus hijos, que vive en un cuchitril y que para colmo tiene constantes problemas para encontrar un trabajo serio y que le dure. Su suerte parece cambiar cuando por fin la contratan para trabajar en un despacho de abogados. Allí, encuentra de casualidad un caso que le llama la atención... Y decide investigarlo por su cuenta. Va a descubrir una gigantesca injusticia.


El año 2000 fue un buen año para Steven Soderbergh, el año en el que estrenó a la vez "Erin Brokovich" y "Traffic", ambas premiadas en los Oscars del siguiente 2001 y en otros certámenes y ambas grandes éxitos comerciales que le hicieron famoso y que ratificaron su anterior y destacada carrera. Hoy comentamos la primera. Este director tiene una gran habilidad: a pesar de ser a veces tan prolífico que muchas de sus cintas no resultan lo redondas que habrían sido con un poco más de reposo, sabe siempre tomar cualquier género y hacer de él algo por lo menos digno. La trama central de "Erin Brokovich" podría haber dado para una película buena o excelente o para un telefilme cutre de abogaduchos de domingo a las cuatro de la tarde. En manos de Soderbergh es una buena película, aunque "Traffic" sea su obra estrella de ese año sin ningún género de dudas. Para empezar, hay que darle el mérito por lo menos a partes iguales a Julia Roberts. No me gusta esta actriz y creo que se repite demasiado en papeles sin mucho interés, pero aquí la mujer lo cierto es que lo borda. Sabe conectar con el espectador, sabe caer mal y a la vez ser tierna, y sabe comerse la pantalla con una interpretación que entonces se salía bastante de su norma habitual y que parecía hecha para ella. Se llevó un Oscar y creo que era merecido. Soderbergh la dirige muy bien y orquesta el resto de forma que gire a su alrededor. Sin embargo, este "resto" tampoco decepciona: la trama es esperable pero está muy bien rodada, los diálogos tienen gracia, los "gags" también, el drama está bien insertado y equilibrado para no caer en la tontería forzada, el mensaje social y combativo del filme no es nunca demagógico ni cae en el efectismo barato y, finalmente, los secundarios están también fantásticos, desde un Albert Finney genial hasta un Aaron Eckhart igualmente muy notable pasando por un Peter Coyote como siempre magnífico. "Erin Brokovich", definitivamente, en manos de cualquier artesanito de Hollywood de tres al cuarto habría sido la típica comedieta dramática de usar y tirar. En las de Soderbergh es un buen filme de forma indiscutible, y lo dice uno que no tiene ningún interés por Julia Roberts, ni por la comedia norteamericana comercial (para mi uno de los géneros más explotados de mala manera que existen), ni por el drama de superación también norteamericano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada