Porco Rosso

Porco Rosso

miércoles, 14 de diciembre de 2016

TRUMAN de Cesc Gay - 2015 - ("Truman")


Tomás, que lleva muchos años viviendo en Canadá, vuelve a España, a Madrid, para visitar a su mejor amigo, Julián, que se está muriendo de cáncer. Ambos, juntos a otros seres queridos, habrán de superar el enfrentamiento con la muerte. La amistad y el amor serán armas poderosas a su lado.


Menos mal que Cesc Gay se redimió de la porquería feminazi que fue "Una pistola en cada mano" con la que es, por lo menos para mi, su mejor película hasta la fecha, esta maravillosa "Truman", en la que vuelve a sumergirse en lo que mejor se le da y en lo que le ha dado su sello: las historias sencillas de gente sencilla y perfectamente reconocible en sus dramas cotidianos. Drama de diez, de matrícula de honor, narra las desventuras de dos amigos de toda la vida que, tras un tiempo sin verse, se reencuentran con el marco de la enfermedad terminal de uno de ellos embarrándolo todo, enfermedad que es una de las grandes enemigas públicas número uno de las sociedades desarrolladas: el cáncer. Unos impresionantes Ricardo Darín y Javier Cámara (sobre todo el primero es que se come la pantalla) son estos dos personajes, que habrán de poner orden en sus vidas ante la forzada despedida definitiva ante la que se encuentran. Amistad, amor, frustraciones vitales, familia, sueños rotos o nunca encontrados, pérdida y paso del tiempo son los asuntos centrales del filme, que pivotan alrededor del principal de todos: el enfrentamiento con la muerte, retratado desde las perspectivas de los que se van y de los que se quedan con todo el dolor. Cesc Gay, por medio de unos diálogos inolvidables, despliega una trama comedida a la perfección, que nunca abusa del drama ni del efectismo, y que consigue poner los pelos de punta sin recurrir a forzar nada. "Truman" es fluida, directa, no engaña, no trata de llevar al terreno de nadie a nadie: es sinceridad y sentimiento en estado puro, y ese sentimiento es el que llega al espectador sin problemas, con una limpieza envidiable. Pocas películas son capaces de hacer de llorar de forma tan sincera como ésta, una de las mejores del cine español de todos los tiempos y para mi la mejor de la filmografía patria del pasado 2015. Creo que "Truman" es un clásico instantáneo y un ejemplo a seguir dentro de un cine que está mejorando desde hace varios años pero que todavía está anclado en géneros y tópicos que le lastran y que le remiten a una ranciedad que no termina de superar. "Truman" es cine con mayúsculas, del mejor. No se la pierdan, por nada del mundo. Y Ricardo Darín creo que ha entregado en papel de su vida: del todo inolvidable. Cesc Gay: así sí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada