Porco Rosso

Porco Rosso

viernes, 10 de junio de 2016

WARCRAFT: EL ORIGEN de Duncan Jones - 2016 - ("Warcraft: The Beginning")


El próspero reino de Azeroth, donde conviven en paz humanos, elfos y enanos, está amenazado por un gran ejército de orcos que ha venido desde otro mundo en el que los recursos están muriendo. Los humanos y sus aliados se preparan para plantarle cara a esta nueva y brutal raza. Mientras tanto, los orcos también tienen sus propios problemas: no todos están de acuerdo con esta invasión o con la forma de llevarla a cabo. Un brutal combate entre ambas culturas está a punto de comenzar...


Duncan Jones, hijo del cantante y músico David Bowie, ha dirigido tres películas hasta la fecha. Debutó con la sorprendente "Moon", a la que siguieron el thriller de ciencia ficción "Código fuente" y la comentada "Warcraft: El Origen".


Creo que "Warcraft: El Origen" es la mejor película basada en un videojuego que he visto hasta ahora. Lo cual no es nada difícil, ya que los videojuegos no se han destacado especialmente por haber sido bien adaptados al cine. Desde aquellos primerizos "Street Fighter", "Double Dragon", "Mortal Kombat" o "Super Mario Bross" de los años noventa hasta los "Resident Evil", "Tomb Raider", "House of the Dead", "Alone in the Dark" o "Doom" de principios y mitad de la década siguiente pasando por los ya más cercanos "Hitman" o "Max Payne", todas han sido auténticas bazofias que es mejor olvidar. Se salvan, tal vez, dos honrosas excepciones que, aunque no sean maravillosas, por lo menos son digeribles desde mi punto de vista: el primer "Silent Hill" y "Prince of Persia: Las arenas del tiempo". Lo dicho, no son maravillosas, pero no tratan al espectador como a un imbécil. "Warcraft: El Origen", está hecha con cariño, con ganas, con respeto. Los personajes son coherentes y tienen hondura, y muchos de ellos son incluso ambiguos. Se narra una guerra entre orcos y humanos (aunque también aparecen otras razas como los enanos o los elfos de pasada, aliadas de los segundos) que esquiva muy pero que muy bien el maniqueísmo. Ni los orcos son malos del todo ni los humanos son buenos del todo: en ambos bandos hay oscuridades, conspiraciones, guerras internas y personajes honorables y puramente malvados. Y todos estos personajes tienen carisma, absolutamente todos. Y son bastantes tanto en un bando como otro y todos están perfectamente redondeados. Sí, estoy hablando de una película basada en un videojuego. ¿A que es difícil de creer? Pues créanselo, porque es cierto. Duncan Jones hace un ejercicio completo y perfecto de cine adulto y a la vez juvenil, de cine capaz de cautivar todas las audiencias, y combina perfectamente el drama con la acción, la batalla con el intimismo y todo ello salpicado hasta con un toque de humor fino y nunca abusivo o vergonzante. La película es una joyita, pienso.


El aspecto visual de esta "Warcraft: El Origen" (que creo que será por lo menos una trilogía si tiene éxito comercial suficiente -y espero que lo tenga-) es además una pasada. Los escenarios son preciosos, y no abusan nunca del barroquismo de efectos especiales. Las ciudades y mundos fantásticos que retrata el filme tienen imaginación, poder evocador, y hacen referencia y homenaje a los clásicos de la fantasía heroica sin copietear nada de mala manera. Las escenas de batalla son también otra pasada, y además la trama es capaz de dar vueltas y vueltas sorpresa para dejar al espectador con inesperadas novedades de cara a la siguiente entrega de la saga (que como he dicho, espero que la tenga). En fin, esta obrita de acción y aventuras mágica es de lo mejor del cine comercial que llevamos estrenado este año y es la primera película basada en un videojuego verdaderamente buena. ¡Algún día tenía que llegar!


SPOILER: ATENCIÓN, NO LEAN ESTO LOS QUE NO VIERON TODAVÍA LA PELÍCULA. Es genial el hecho de que en el filme mueran personajes protagónicos cuando uno menos se lo espera. Confirma el alejamiento del maniqueísmo y del cánon habitual de este tipo de filmes. El protagonista orco y el rey humano mueren a mitad del filme y no resucitan ni vuelven a la trama de forma absurda. Nos deja con un palmo de narices pero su legado está perfectamente definido y justificado, y nos deja claro que en futuras entregas cualquier cosa puede pasar. Muy bien, muy bien.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada