Porco Rosso

Porco Rosso

jueves, 30 de junio de 2016

FICCIÓN de Cesc Gay - 2006 - ("Ficció")


Alex es un director de cine que pasa por una crisis creativa y que decide trasladarse unos días al campo, a una casita en un pequeño pueblo de los Pirineos, para tratar de terminar su último guión en un ambiente de paz y sosiego. Allí va a conocer a Mónica, una violinista que está de vacaciones en la casa de una amiga. Entre ellos va a surgir una atracción especial... Sólo hay un problema: Alex tiene mujer e hijos, y esto va a agravar todavía más su crisis para llevarla al terreno personal.


Después de "En la ciudad", Cesc Gay insiste en su retrato de relaciones personales y pasa del personaje colectivo de aquella al individual con "Ficción". Un excelente Eduard Fernández es el protagonista de su cuarta película, un hombre que sintetiza algunos de los principales problemas, dilemas y frustraciones de los personajes de la referida "En la ciudad". Es un director de cine que pasa por una crisis creativa y que se traslada unos días a una casa perdida en las montañas, cerca de un pequeño pueblo, en busca de paz y sosiego para ver si termina de una vez el guión de su nueva película en la tranquilidad del campo. En este ambiente, su crisis se hace más profunda y se extiende más allá de su obra: se siente atraído por una mujer y descubre que su vida familiar no le llena. Sus relaciones con los que le rodean, amigos y habitantes del lugar, delinean su búsqueda de la salida de esta crisis mientras que el propio título de la película propone un pequeño juego sobre la realidad tal cual es y la realidad idílica en la que a todos nos gustaría vivir, más acusado este juego aún por tratarse el protagonista de un hombre que vive precisamente de crear otras realidades, otras historias. "Ficción" es una apuesta arriesgada, y más para un cine español en el que esta clase de filmes no suelen triunfar más allá de circuitos muy cerrados. Es una película minimalista, con pocos diálogos, con acciones escuetas y con gran predominio de la sugerencia y del poder del paisaje como reflector de emociones a veces muy contenidas.


Creo que Cesc Gay arriesga, pero también que falla: el minimalismo se le va de las manos a veces y hay personajes, especialmente los secundarios, que quedan reducidos a poco, muy poco, cuando lo cierto es que su importancia en la historia también es clave. Ni siquiera los dos protagonistas tienen muy desarrollado su universo personal, y eso hace que una historia, que además es de amor entre ambos, se resienta. Resultan inicialmente interesantes, pero no terminan de desarrollarse y no cumplen las expectativas. El resto es notable: está todo muy trabajado en lo visual y en lo narrativo, y las referencias sonoras a "The Boatman's Call", uno de los discos más preciosos y románticos de los fantásticos Nick Cave and The Bad Seeds, son acertadísimas. Sin embargo, falta una información más completa de sus caracteres y el filme por ello se resiente. Podría haber sido mucho mejor y haber emocionado más con menos minimalismo forzado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada