Porco Rosso

Porco Rosso

domingo, 19 de junio de 2016

DOS BUENOS TIPOS de Shane Black - 2016 - ("The Nice Guys")


Los Angeles. 1978. El matón a sueldo Jackson Healy y el detective privado Holland March se cruzan mientras tratan de resolver el caso de una niña desaparecida, caso que se cruza con una trama oscura dentro de la industria del cine porno de la ciudad. Ambos son radicalmente diferentes y no empiezan su investigación con buen pie. Sin embargo, se van a ver obligados a unir sus fuerzas cuando sus vidas empiecen a correr un serio peligro.


Sorpresa muy pero que muy agradable en la cartelera. Shane Black, después de la bazofia de "Iron Man III", se recupera y vuelve a sus orígenes, al thriller cómico del estilo de su debut "Kiss Kiss Bang Bang" con "Dos buenos tipos", una comedia divertidísima, fresquísima e inteligente protagonizada por dos descacharrantes Russell Crowe y Ryan Gosling. Nos vamos a finales de los años setenta para ser testigos de una historia de espionaje delirante con todos los tópicos de la época pero excelentemente explotados y con gracia. Tenemos dos detectives profesionales un tanto cafres y un tanto patanes que se enfrentan a algo que les sobrepasa. Tenemos unos malos muy malos, unos secundarios muy chorras y una niña que también es protagonista y que a veces es más cuerda y tiene más sentido moral que los dos detectives. El homenaje a la serie de televisión setentera básica, con todos sus tópicos bien llevados, está servido. La mejor tradición de cine de "pareja de detectives" está en "Dos buenos tipos", que además combina a la perfección la mencionada comedia con el drama. No escatima en escenas violentas y duras, y tampoco en realizar juicios morales a sus personajes que se salen del buen rollo que en un principio parece que va a imperar en la obra. Ninguno de los protagonistas de la película es un dechado de virtudes y Shane Black esquiva con gran habilidad todo maniqueísmo. El humor del conjunto es irónico, a veces zafio, siempre muy canalla y muy delirante y paródico, y sus diálogos son chispeantes y totalmente desprejuiciados. Las escenas de acción son fantásticas y cargadas de dinamismo, y algunos momentos alucinógenos son totalmente desternillantes. Hay que darle una matrícula de honor además especialmente a Ryan Gosling, que, acostumbrados como nos tiene en los últimos tiempos a ser un tipo duro "cara de palo" en películas negras serias, entrega el mejor papel del filme y destapa sus esencias con un sorprendente y gran poder para la interpretación cómica. "Dos buenos tipos" es una comedia de diez y una manera excelente de comenzar el verano. Se partirán la caja con ella, se lo aseguro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada