Porco Rosso

Porco Rosso

sábado, 14 de mayo de 2016

LA BRUJA de Robert Eggers - 2015 - ("The Witch")


Siglo XVII. Norteamérica. William, un padre de familia fanático religioso hasta el delirio, es expulsado con su mujer y sus hijos de su pueblo de Nueva Inglaterra por su forma exageradamente estricta de cumplir los mandamientos cristianos. Exiliados, todos se instalan en un apartado páramo a los pies de un bosque en el que intentan levantar como pueden una pequeña granja que les asegure una vida sencilla. Algo terrible, sin embargo, mora en los alrededores... Algo monstruoso acecha en las profundidades del bosque.


Sí, parece que últimamente este devaluado género que es el terror está teniendo películas aceptables y hasta destacadas. Si a principios de semana comenté lo magnífica que me pareció "It follows", una joyita originalísima de dicho género, hoy, a final de semana, tengo que comentar lo magnífica que me parece esta "La bruja", debut de Robert Eggers en la dirección de largometrajes del año pasado pero estrenada ahora en las carteleras comerciales. Avalada por el Festival de Sundance, pero ahora con razón. Nos trasladamos a la Norteamérica del siglo XVII, a Nueva Inglaterra concretamente, en donde los colonos europeos intentan conformar su nueva sociedad y en donde lo hacen a golpe de flagelo ultrareligioso y muchas penurias. Allí, una familia cristiana fanática intenta sacar adelante como puede una famélica granja y algo les acecha en el bosque que linda con sus terrenos y empiezan a ocurrir cosas. "La bruja" revela algo en su título, pero la trama guarda muchas más cosas. Eggers retrata la locura religiosa más profunda y su enfrentamiento con los poderes sobrenaturales, diabólicos, atávicos tal vez, que rigen más allá de la civilización y de sus reglas. En una ambiente gris, opresivo, lluvioso, deprimente, de naturaleza abrupta y cruel y nada bucólica, se narra cómo el día a día de esta familia se ve trastocado por lo que habita en el bosque, en el más allá, en la naturaleza. El terror del filme es psicológico, basado en el poder de la sugerencia, en el drama de horror. No se esperen sustos, porque esto no va de eso y no lo pretende, pero sí que les digo que deben esperarse muy mal rollo, un ambiente enrarecido que agobia de verdad y escenas que ponen los pelos de punta. "La bruja" es cruda, brutal, violenta, sexual, sin concesiones. Sugiere miles de cosas oscuras y casi todas las representa bien, desde represión sexual hasta incesto pasando por una desmitificación de la familia "clásica y unida". La evolución de su protagonista (una excelente Anya Taylor-Joy) da para muchísimas lecturas y el mundo de los horrores del inframundo se antoja más justo, más acogedor en algunas cosas, que el de los cielos prometidos por los libros y dictados religiosos. Una película de terror que hay que tener en cuenta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada