Porco Rosso

Porco Rosso

jueves, 7 de abril de 2016

EVA de Kike Maíllo - 2011 - ("EVA")


En un futuro cercano, los seres humanos conviven con los robots, que les asisten en el día a día. Álex, un famoso ingeniero cibernético, regresa a la ciudad en la que está la universidad de la que hace diez años se marchó para volver a trabajar para ella en el diseño de androides. Allí, se reencuentra con su hermano, la mujer de éste y Eva, la hija pequeña de ambos. El encargo de Álex es el de construir un nuevo robot con nuevas y revolucionarias innovaciones... El ambiente de trabajo tranquilo que buscaba se va a ver turbado sin embargo cuando entable una amistad especial con su sobrina y cuando su problemático pasado con su hermano salga de nuevo a la luz.


El barcelonés Kike Maíllo ha dirigido los largometrajes "Eva" y "Toro" (este último está a punto de estrenarse), varios cortometrajes y el mediometraje de publicidad de ficción sobre el famoso cantante David Bisbal "Tú y yo". También ha colaborado en la serie de animación "Arroz pasado".


El cine español, desde hace unos años, está mejorando notablemente en la innovación de sus propuestas, y películas como "Eva", el debut en el largometraje de Kike Maíllo, son pruebas de ello. "Eva" es una de esas películas que creo que hay que ver sabiendo poquito, lo justo, de su trama principal. Es un filme de ciencia ficción, pero también es un drama de relaciones personales. Le han achacado el ser algo predecible (y ciertamente lo es, porque creo que una parte importante de su trama principal es susceptible de ser averiguada bastante pronto) y el dejar cabos sueltos (creo que los tiene, aunque tampoco son muchos y ni siquiera son muy importantes para el sentido general de su historia). Sin embargo, pienso que se trata de una propuesta más que notable dentro de una ciencia ficción española que suele ser bastante deficiente por norma general o estar anquilosada en fórmulas superadas. "Eva" es drama de sentimientos ocultos y encontrados delicado, sugerente, fatalista, minimalista a veces, perfectamente desplegado y diseñado y donde sus actores despliegan una química fantástica entre ellos, básica para su buen desarrollo (el alemán Daniel Brülh, el protagonista, está genial, así como Marta Etura, Alberto Ammann o la entonces pequeña actriz revelación Claudia Vega). Su visión de los personajes es coherente y, sobre todo, lo es su visión del futuro cercano que plantea, uno más en el que los robots acompañan a los seres humanos en sus actividades cotidianas. Maíllo crea unos androides fantásticos, originales (el gatito robot es genial), realistas, y unos personajes queribles desde el primer momento (el que interpreta el siempre fantástico Lluis Homar es el mejor sin ninguna duda). Los diálogos son buenos, la ambientación también, así como la fotografía, y los efectos especiales son sencillamente magistrales, verdaderamente imaginativos y perfectamente integrados en la pantalla. Falla, pienso, una discusión más amplia sobre la inteligencia artificial, uno de los asuntos básicos del filme, que si que tienen otras obras que tratan este asunto. Sin embargo, se puede perdonar porque el drama principal está muy bien llevado. Más que notable debut de este director barcelonés, que ahora está por cierto a punto de estrenar su segundo largometraje, "Toro". Habrá que estar atentos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada