Porco Rosso

Porco Rosso

sábado, 27 de febrero de 2016

KRÁMPACK de Cesc Gay - 2000 - ("Krámpack")


Dani pasa sus vacaciones de verano en la casa que sus padres tienen en un pueblo de la costa catalana. Cuando éstos se marchan de viaje, su mejor amigo, Nico, viene a visitarlo. Ante ellos se abren unos días de juerga en los que van a intentar por todos los medios ligar y, a ser posible, tener sexo, mucho sexo. La ocasión se les presenta propicia cuando conocen a dos primas, Elena y Berta, que parecen estar interesadas en ellos. Sin embargo, este verano las cosas van a cambiar mucho en la vida de Dani... Su sexualidad está a punto de darle una sorpresa que va dar un giro radical a todo lo que hasta ahora pensaba sobre sí mismo.


Con "Krampack", su segunda película tras la más surrealista "Hotel Room" y su primera en solitario, comienza el estilo más habitual de Cesc Gay: un estilo realista, de personajes comunes y perfectamente identificables por cualquiera, de relaciones personales y de frustraciones vitales (uno de sus grandes temas y de los que más repite) en el que el diálogo tiene gran parte de la fuerza, así como las cosas que los personajes no hacen, que les cargan de significado. Basada en la obra de teatro homónima de Jordi Sánchez, "Krampack" es una de las mejores películas del cine español sobre el despertar de la homosexualidad. Extremadamente simple en su concepción, el filme tiene una mirada delicada y seria pero también llena de humor sobre la adolescencia y sobre los pasos definitivos que se dan en esta época para la configuración de la personalidad. La película no hace ni un sólo juicio, lo cual es una de sus grandes virtudes, sobre la condición sexual de sus personajes, ya sean heterosexuales, homosexuales o bisexuales: habla de sexualidad y sentimientos de forma totalmente abierta y no hace una referencia a la condición marginal de la mencionada homosexualidad en décadas anteriores como sí hicieron otros filmes predecesores de éste (ya estamos en el año 2000, y se nota que España es un país mucho más liberal en todos los aspectos y más acostumbrado a la riqueza de la diferencia y al respeto de la libertad de cada cual). Dos amigos que se deslizan en la edad adulta, Dani y Nico, pasan juntos sus vacaciones de verano y sólo quieren hacer una cosa: divertirse. En éste divertirse entra por supuesto salir de juerga, beber y, evidentemente, ligar y, a ser posible, tener sexo. Encuentran a dos amigas de su misma edad más o menos y tratan de empezar idilios veraniegos con ellas. Sin embargo, como esperan, uno de ellos va a descubrir que lo que le gusta precisamente no es una mujer.


Unos entonces jovencísimos Fernando Ramallo, Jordi Vilches, Marieta Orozco y Esther Nubiola dan vida a los cuatro protagonistas principales del filme y, para ser como he dicho tan jóvenes, entregan papeles muy destacados y con carisma de sobra. "Krampack" habla a través de ellos del mencionado despertar sexual, de los primeros descubrimientos, de la educación sentimental, de las primeras pruebas a las que se enfrenta la amistad verdadera, del primer contacto con adultos y de su desmitificación, de la ruptura de prejuicios instaurados por una educación rancia cada vez por suerte más débil. Es una película excelente, muy fresca en su momento e incluso hoy, ágil y que se pasa en un vuelo y que se distancia feliz y radicalmente de aquellas obras que entonces, allá por el 2000, cada vez eran menos y que veían la homosexualidad como algo oscuro. Muy recomendable esta prueba superada de madurez del cine español de hace una década.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada