Porco Rosso

Porco Rosso

viernes, 15 de abril de 2011

SUEÑOS DE UN SEDUCTOR de Herbert Ross - 1972 - ("Play it again, Sam")


Allan, intelectual amante del jazz y cinéfilo obsesionado con "Casablanca", se siente tremendamente solo e inseguro desde que se divorció. Las cosas con las mujeres no le van nada bien y se ve absolutamente incapaz de encontrar una nueva pareja. Sus buenos amigos Linda y Dick, casados, van a ayudarle a salir de su problema. Sin embargo, esto lo único que va a hacer es enredar las cosas entre los tres hasta límites insospechados.


Ya que la película comentada hoy es, aunque no esté dirigida por él, una película que se encuadra completamente en la filmografía de Woody Allen, no voy a hablar de Herbert Ross, pues sería injusto poner como primer ejemplo de su obra una de sus cintas menos “personales”. En otro momento le dedicaré un espacio.


Del mismo año que la delirante aunque bastante irregular “Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar” data “Sueños de un seductor”, una película que puede considerarse en todos los sentidos como una más de la filmografía de Woody Allen aunque haya sido dirigida por Herbert Ross, ya que se trata de una adaptación fiel de una obra teatral escrita por el genial cómico que fue interpretada sobre las tablas por el mismo trío protagonista de dicha adaptación: el propio Allen, su actriz fetiche y compañera de sus inicios Diane Keaton y Tony Roberts. Herbert Ross se encargó de llevarla a la gran pantalla a petición de su mismo escritor, que argumentó que todavía no sabía dirigir (lo cual podía ser cierto, pues hasta la fecha únicamente se había encargado tras las cámaras de tres películas: la arriba mencionada anterior a ésta, “Toma el dinero y corre” y “Bananas”). “Sueños de un seductor” sienta ya definitivamente el estilo de su creador y actor principal que se había venido puliendo en filmes anteriores: un hombrecillo judío de la clase alta intelectual norteamericana (va ser casi siempre la neoyorkina en posteriores trabajos del autor) amante del jazz, de la literatura, del arte y del cine e inseguro y neurótico, se encuentra perdido en el mundo moderno y busca, en este caso, el éxito con las mujeres. Dos amigos suyos (que son pareja) intentan ayudarle y, finalmente, todo termina enredándose en un caos de relaciones humanas muy diversas (otra “marca de la casa” que aquí aparece ya fortalecida: las relaciones humanas) en el que el trío va a disertar sobre el sexo y el amor, sobre la fidelidad y sobre la felicidad. El humor de Allen aparece ya aquí mucho más refinado que en sus anteriores creaciones, con más toques inteligentes e irónicos y cargado de referencias culturales de todo tipo, entre las que sobresalen los constantes homenajes cinéfilos a “Casablanca” (de ahí el título original del filme y su previsible desenlace), con la que Allan (el personaje principal) está obsesionado y en honor de la cual intenta llevar una “vida de cine negro” emulando al Humphrey Bogart de películas como “El sueño eterno”. “Sueños de un seductor” es, en mi opinión, una de las películas más sencillas de Woody Allen pero también una de las más divertidas de toda su filmografía (aún hoy sigue produciendo verdaderas carcajadas) y la mejor de toda su primera etapa, la que llega hasta la inmediatamente posterior “El dormilón”.

7 comentarios:

  1. Jo, hace tantísimo que la vi que apenas la recuerdo. A ver si la tienen en le biblio. Me has dado envy con tu revisión woodyalleniana ;)

    Esto es lo que te iba a dejar en tu fotolog, pero sólo me aparecía el boton de "vista previa" y, al darle, la ventana aparecía cortada y por mucho que lo intentara, no encontré una forma de postear. ¿Qué noses le han hecho al flog?

    "Nada que añadir a lo que ya hemos parlado. Una pena de temporada, vaya. ¿Has empezado la sexta ya? Porque me da que la última se merece un comment desahoguil por capítulo. Hay uno protagonizado por Desmond que parece que sube un poco el nivel, pero luego... en fin, ya lo verás y te indignaras. Confieso que aún no me he recuperado de la decepción del finale...

    A partir del 1 de may, spotify tendrá un montón de restricciones que harán que muchos huyan del invento o empiecen a pagar, porque de pasar a escuchar music free de forma casi ilimitada a 10 hours de music al mes con un máximo de 5 listening por song es too radical. Para mi era el mejor invento internetil ever! It was too beautiful to be true! Al parecer, este chollo sueco quiere entrar en USA y las productoras han contraatacado. ¡Adiós a las listas y las escuchas durante hours! :(
    Pero quien se abra una cuenta now tiene 6 meses de music free, como hasta ahora. ¿Tú no te la hiciste al final?

    Te he mandado un ladrillo desahoguil. Espero no deprimirte :S

    Ya me contarás qué tal tu week, OK?

    More lost kisses ***"

    ResponderEliminar
  2. Aquí empieza el Allen Allen. Muy requetedivertida. Paul.

    ResponderEliminar
  3. Llevas toda la razón en considar "Sueños de seductor" una peli de Allen, porque está más que probado que Ross sólo puso el nombre en el apartado "Directed by".
    Tiene frescura, toda la frescura del Allen primigenio, cualidad que desgraciadamente se esta resecando demasiado en las últimas producciones del director neoyorkino.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  4. Genial, de cuando Allen era el Allen que todos añoramos

    ResponderEliminar
  5. Una película fantástica, sencilla y divertidísima, con Allen en plena forma. De mis favoritas.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar