Porco Rosso

Porco Rosso

miércoles, 1 de marzo de 2017

CAPITÁN HARLOCK de Shinji Arakami - 2013 - ("Space Pirate Captain Harlock")


En el año 2977 la Coalición Gaia controla a la galaxia y está corrupta y podrida. El renegado Capitán Harlock y su tripulación conforman el grupo de piratas rebeldes que a bordo de su nave, la Arcadia, luchan contra sus miembros sin cesar por el bien más preciado del universo: la Tierra, el planeta original del que llegó la raza humana. El joven Logan llega a la nave de Harlock deseoso de unirse a su grupo de luchadores por la libertad... Algo está a punto de cambiar con su llegada.


El japonés Shinji Arakami es un director funcional de versiones de mangas y videojuegos como "Megazone 23", "Appleseed" o "Halo", aunque también es el creador de la serie propia "Viper's Creed" de 2009, que tuvo bastante éxito en Japón en aquel año.


El Capitán Harlock, creado en 1977 por el maestro del manga Leiji Matsumoto, es uno de los personajes más famosos de la historia del cómic japonés y ha protagonizado muchas sagas tanto en las viñetas como en la televisión. "Capitán Harlock", de 2013, dirigida por Shinji Arakami, es su primer gran largometraje y, como tantas veces ocurre con estas adaptaciones, su aspecto visual es maravilloso y esta cuidadísimo y su trama es tremendamente deficiente. Su estética es genial, su animación es una joya, su diseño de escenarios precioso... Y su argumento es farragoso, lioso, de ritmo abrupto y de personajes indeterminados. Todo tirado por la borda, nunca mejor dicho. Como adaptación del cómic cumple en lo básico, pero se pierde en la profundización. Los personajes actúan sin saber muy bien por qué hacen lo que hacen, se cambian de bandos sin explicación como les da la gana, tienen motivaciones diluidas y secretos predecibles. Si a todo esto añadimos que la trama como he dicho es farragosa y que va y viene sin mucho criterio por los Cerros de Úbeda pues el desastre está asegurado. Tras la primera media hora, el espectador se entera de las cosas a medias y se aburre mortalmente porque todo deja de interesarle. Sí, se deleita sin cesar con un aspecto técnico que es sencillamente delicioso y con unas escenas de acción que están muy bien hechas. Pero punto. El resto es infumable, y es una auténtica pena porque un personaje tan mítico como es el Capitán Harlock, emblema de libertad en un mundo podrido y de asuntos tan trascendentales como la búsqueda de la identidad, la aventura como forma de vida o el ecologismo aquí no es más que un tipo sobrio y taciturno más perdido que un gallo en un campo de fútbol. Lamentable y triste, y otro manga más que adaptan de cualquier manera para sacar pasta sin currarse una trama mínimamente aceptable (y encima su producción ha costado cinco años de trabajo). Da la impresión de que se piensa a veces que el público de este tipo de películas que adaptan cómics japoneses no pide nada más que efectos especiales muy bonitos, porque demasiadas siguen el mismo patrón, desde ésta misma hasta las de "Final Fantasy" pasando por la última versión en largometraje de "Los Caballeros del Zodiaco".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada