Porco Rosso

Porco Rosso

sábado, 3 de diciembre de 2016

MI VIDA SIN MI de Isabel Coixet - 2003 - ("Mi vida sin mi")


Ann es una joven limpiadora que vive en una caravana con su marido y sus dos hijas. Aunque es pobre, es esencialmente feliz. Un día terrible, le diagnostican un cáncer terminal: le quedan apenas dos meses de vida. Ann hace acopio de fortaleza y decide no decir nada a su familia y a sus amigos y dedicarse ese poco a tiempo a hacer las cosas que no ha podido hacer y a dejar sus mejores deseos y recuerdos a sus seres queridos.


El éxito internacional a Isabel Coixet le llegó con una de sus mejores películas, "Mi vida sin mi". Una impresionante Sarah Polley que consigue transmitir todo su dolor al espectador da vida a Ann, una joven que con tan solo veintitrés años es diagnosticada de un cáncer terminal. En los escasos dos meses y pico que le quedan de vida decide no decir nada a su familia y a sus amigos y tratar de hacer todas las cosas que siempre quiso hacer y no pudo. Ann entra en el grupo de personajes femeninos perdidos pero fuertes, que consiguen mantenerse en pie con dignidad, que la directora española ya había retratado en sus primeras cintas y que retrataría en las futuras. Ann es pobre, vive en una caravana, tuvo su primera hija a los diecisiete años y ha tenido que trabajar toda su juventud sin descanso a causa de ello. Tampoco ha podido estudiar ni ha tenido tiempo para desarrollarse culturalmente y siempre ha estado con el mismo hombre, su marido. Coixet, sin embargo, lejos de hacer un drama duro y aún lejos de caer en el victimismo y el "pobrecita ella", desarrolla una historia positiva, optimista a pesar de todo. La protagonista encara a la muerte de forma valiente y se siente contenta a pesar de todo con las cosas buenas que le han tocado en su corta vida. Por ello, cambia a los personajes que hay a su alrededor o influye en ellos: su marido e hijas, su madre, su padre, sus amigas, su inesperado amante o incluso su doctor. A todos les deja algo y a algunos les da ejemplo. Isabel Coixet, aunque a veces se pasa con algún que otro diálogo pedante y pretencioso que no viene a cuento, desgrana una trama fina y delicada, sentida, llena de emociones contenidas que saben tocar al espectador. Su desenlace es un prodigio de limpieza, de no caer en efectismos dramáticos que pueden terminar siendo cutres, y de invitación a vivir la vida a pesar de sus cosas malas. "Mi vida sin mi", co-producción entre España y Canadá, es una película preciosa, bien contada, y emotiva y que trata conflictos de personajes perfectamente reconocibles para todos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada