Porco Rosso

Porco Rosso

jueves, 10 de noviembre de 2016

BLAIR WITCH de Adam Wingard - 2016 - ("Blair Witch")


Hace más de dos décadas que Heather, la hermana mayor de James, desapareció en los bosques de Maryland, supuestamente víctima de la mítica Bruja de Blair, con otros dos jóvenes. Hoy, James es estudiante y, junto a un grupo de amigos, decide adentrarse en estos bosques para grabar un documental sobre lo supuestamente ocurrido y tratar de esclarecer qué pasó realmente. En el lugar algo terrible y monstruoso les está esperando...


Adam Wingard es un director norteamericano experto en cine de terror. Con muy irregulares resultados, su filmografía, hasta ahora mediocre en calidad, se compone de las películas de este género "Pop Skull", "Enfermizo", "A horrible way to die", "Tu eres el siguiente", "The ABCs of Death", las dos entregas de "V/H/S" y la comentada secuela "Blair Witch". También ha dirigido la comedia "Autoerotic" y el thriller de acción "The Guest".


"Blair Witch", tercera entrega de la saga que empezó con aquella revolucionaria en su día (en método de producción y de comercialización por lo menos) "The Blair Witch Project", es uno de los últimos estrenos despreciables que hemos tenido. La película ignora la secuela del año 2000 de la mencionada saga, "El libro de las sombras", que era también despreciable, para intentar salvar los platos rotos. Y no lo consigue. Es más, es que ni llega a proponer algo. "Blair Witch" es un timo especialmente flagrante porque es un calco de la primera película de la franquicia. Así de duro, señoras y señores. Es idéntica a aquella. Igualita. Mismo esquema, mismo inicio, mismo nudo, mismo desenlace. Todo exacta, pero exactamente igual. Hasta los sustos son los mismos. Los mismos muñequitos de ramitas, el mismo espacio tiempo detenido, las mismas carreritas por el bosque (en las que no se ve nada), los mismos ataques de la bruja (consistentes casi todos en subir el volumen y dislocar la imagen) y la misma casa abandonada de la primera parte y el mismo final otra vez. Y para colmo los personajes, pura carne de cañón de la mala, son más tontos todavía y, encima, mueren de forma confusa y estúpida. Sumemos también unos diálogos apestosos y un ritmo matador por aburrimiento. Y tenemos así uno de los bodrios fulminantes de final de año. Hay que ser descarado para perpetrar esta cosa y copietear punto por punto a su primera antecesora. Un horror y un timo como una casa.


SPOILER PARA LOS QUE VIERON YA LA PELÍCULA: La única novedad que trae esta cosa inmunda es que la susodicha Bruja de Blair se ve por fin (de refilón aunque sea). El resto, lo dicho: un vil calco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada