Porco Rosso

Porco Rosso

sábado, 15 de octubre de 2016

LA FIESTA DE LAS SALCHICHAS de Conrad Vernon y Greg Tierney - 2016 - ("Sausage Party")


En el supermercado, los alimentos y los productos que los humanos usan viven esperando felices el momento en el que sus dioses, estos mismos humanos, les saquen para siempre de allí y les lleven al más allá para vivir en el paraíso. Frank es una salchicha que está enamorada de su vecina de estante Brenda, un pan de perrito caliente, y que espera el 4 de Julio con ansias para que a ambos se los lleven a una barbacoa. Algo ocurre en uno de los días cercanos a la fiesta nacional. Algo terrible que cambia para siempre la vida de Frank, de Brenda y de todos los habitantes del supermercado...


Conrad Vernon es un animador que ha trabajado para diversas compañías. En su haber se encuentran "Sherk II", "Monstruos contra alienígenas", "Madagascar III: De marcha por Europa" y "La fiesta de las salchichas". Greg Tiernan, también animador, ha debutado con esta película que hoy comentamos y que co-dirige con Vernon.


Proyecto especial del guionista y director Evan Goldberg y de Seth Rogen, "La fiesta de las salchicas" es una de las películas animadas más geniales y chispeantes y únicas de la historia. Sí, acaba de estrenarse, pero así la llamo desde ya, porque va a convertirse, estoy seguro de ello, en un clásico instantáneo, polémico y escandaloso (no han tardado los estreñidos morales de siempre en cargar contra ella... Como si a alguien le importarse lo que tienen que decir). Parodia de las películas del estilo de Pixar o Dreamworks (juguetes que hablan, insectos que hablan, peces que hablan, coches que hablan, animales que hablan, aviones que hablan...), se trata de un filme cien por cien desmelenado, desprejuiciado, bruto y crítico socialmente que no hace ascos a nada y que no se corta un pelo a la hora de poner a parir a quien sea que haya que poner a parir. Resulta que nuestra comida habla. Y también los objetos que consumimos diariamente. Y todos ellos llevan una vida independiente en el supermercado cuando éste cierra por la noche. Y viven esperando el día en el que los "dioses", los humanos, a los que adoran, los saquen de allí. Y tenemos a una salchicha, a una bollita de perrito caliente, a un taco, a panes de pita, a dulces, a botes de salsas, a botellas de alcohol que viven aventuras. Delirante, ¿verdad? Pues tienen que ver el resto. Ya desde el principio la parodia burra está servida, y todo va a más, a más y a más. Pero no se crean que todo se queda en el humor zafio y sexual y negro. No. Ni de lejos. Hay ataques a la intransigencia religiosa, a los enfrentamientos políticos (como el de Israel y Palestina), a los totalitarismos, a la homofobia, al racismo, a los frustrados sexuales, a la violencia y al borreguismo generalizado que tolera dictaduras de todo pelaje y tradiciones sociales estúpidas y aplastantes. "La fiesta de las salchicas" no deja títere con cabeza, y todo un un humor radical, tremendo, sin una sola concesión como he dicho y que no escatima en nada de nada de nada. No quiero decir mucho más: sólo véanla. Eso sí, no lleven a sus hijos. Cine de animación social del mejor para públicos inteligentes y desprejuiciados. Maravillosa película.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada