Porco Rosso

Porco Rosso

domingo, 28 de agosto de 2016

STAR TREK: MÁS ALLÁ de Justin Lin - 2016 - ("Star Trek Beyond")


Tras una petición de ayuda de una nave alienígena desconocida, la USS Enterprise es enviada por la Federación más allá del límite de su territorio para ver qué es lo que ocurre. Kirk, Spock y su tripulación se adentran en una zona totalmente inexplorada en la que no saben qué van a encontrar. Allí, son atacados por sorpresa por algo terrible...


Muchos temíamos que la polémica marcha de J.J. Abrams de la nueva saga de "Star Trek" para dirigir la nueva película de la de "Star Wars" (lo que trajo su miga entre los fans de ambas franquicias) dejaría a la tercera de sus entregas en un peor nivel de calidad en comparación con las otras dos. No por nada, sino porque el director que se eligió finalmente para retomar el proyecto y dirigir "Star Trek: Más allá" fue Justin Lin, un realizador bastante mediocre curtido en la saga de "The Fast and The Furious" y con bastantes películas cutres y olvidables en su haber (aunque también colaboró en la dirección de capítulos de series como "Community" o "True Detective II"). El caso es que al final todo ha salido bien. La tercera de las entregas de esta nueva saga de una saga mítica, ya sea porque el guión funcionaba, ya sea porque Justin Lin está mejorando, ya sea porque se conjugaron muchos factores favorables, es indiscutiblemente una buena película y a mi incluso me gusta más que la segunda "Star Trek: En la oscuridad". Sí que es cierto que algunos de sus personajes, en especial los nuevos, necesitan más desarrollo (sobre todo creo que le ocurre al de Jaylah, muy atractivo y con muchas posibilidades algo desaprovechadas en su despliegue algo incompleto), pero en conjunto la película es divertida, seria y no falta a las anteriores ni al espíritu de la franquicia. Estrena además nuevos planetas y nuevos villanos que son bastante atractivos y que tienen detrás una trama coherente que pone a la Federación contra las cuerdas a nivel moral, colocándola como un ente imperfecto y que también mete sus patones (aquí incluso este hecho está más recalcado que en las dos antecesoras del filme). Y los personajes tienen más relaciones e interacciones entre ellos y son obligados a colaborar íntimamente con otros con los que hasta este momento no habían colaborado, lo que da al filme una gran sensación de uniformidad y de redondez argumental.


Se trata esta cinta además de la más puramente aventurera de las tres hasta ahora estrenadas de esta nueva "Star Trek": la acción es constante, las peripecias se suceden sin parar, los peligros vienen uno tras otro, y esto no daña el drama general en ningún momento y tampoco aburre. Además, estas escenas de acción son como siempre dinámicas, imaginativas y frenéticas y están muy bien rodadas, con gracia, frescura y cariño. La nueva "Star Trek" se asienta con fuerza y deja puertas abiertas a más películas. Las espero con ilusión, aunque es una pena que Anton Yelchin, que murió el pasado 19 de junio con sólo veintisiete años atropellado en extrañas circunstancias por su propio coche a la entrada de su propia casa, ya no pueda dar más vida al mítico Pavel Chejov, al que supo otorgar un gran carisma. Veremos a qué actor eligen para que le interprete en la posible cuarta entrega. Muy recomendable es "Star Trek: Más allá"; de los estrenos más dignos de las grandes salas de este verano que ya termina y que ha sido bastante flojito en lo que cine comercial "de actores" se refiere entre cosas terribles como "Independence Day: Contraataque", "Escuadrón Suicida" o la nueva "Cazafantasmas".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada