Porco Rosso

Porco Rosso

viernes, 20 de mayo de 2016

LAS VACACIONES DEL SEÑOR HULOT de Jacques Tati - 1953 - ("Les vacances de M. Hulot")


Ha empezado la temporada alta y en un hotel de playa de la costa atlántica francesa los veraneantes dan comienzo a sus vacaciones. Baños en el mar, baños de sol, paseos por la naturaleza, juegos, ocio, buena comida, tranquilidad... Todo va a cambiar cuando aparezca por allí un veraneante un tanto especial... El Señor Hulot.


Con "Las vacaciones del Señor Hulot", su segundo filme tras "Día de fiesta", aparece ya plenamente el arte cinematográfico y la visión de la comedia que caracterizaría a partir de ahora a Jacques Tati. Su "democracia del gag" es la que sustenta la acción, mientras que su mítico personaje, el Señor Hulot, que protagonizaría también el resto de sus películas principales ("Mi tío", "Playtime" y "Traffic"), es ya el protagonista principal. Muchos calificaron en su día, y todavía hoy lo siguen haciendo, a esta película como "el paso humorístico en el cine más importante desde los Hermanos Marx". Tal vez sea pasarse o tal vez sea plenamente correcto. No lo sé. Lo que sí sé es que el estilo de "Las vacaciones del Señor Hulot" no deja indiferente ni siquiera hoy en día, más de sesenta años después de su estreno, e imagino que en su momento, en 1953, tuvo que ser totalmente revolucionario. El filme es casi mudo, y se centra en retratar gags basados en sonidos y en hechos que se reparten a menudo por espacios en los que conviven varias personas. Por eso lo de "democracia del gag". Aunque el delirante Señor Hulot (el propio Tati) es el conductor de todo en general, los demás personajes, incluso meros figurantes a veces que no tienen mayor importancia en la trama, tienen un lugar para hacer su pequeña pirueta cómica. El director usa a menudo planos generales y hasta lejanos para mostrar estas escenas. Son deliciosos, por ejemplo, los que muestran en la playa a un grupo de personas enredándose en diversas escenas cómicas, todos a la vez. En la playa, o en un restaurante, o en la sala de ocio de un hotel... Todos participan en el gag general con pequeñas aportaciones. Es un estilo de hacer comedia que yo por lo menos no he vuelto a ver y que cuando lo he visto ha sido como puro homenaje intencionado a Jacques Tati. Y como he dicho a veces estos gags son visuales y sin demasiado sonido, a veces incluso casi mudos, pero todos tremendamente ingeniosos e inteligentes.


El otro punto importante del filme es el mencionado Señor Hulot, que aparece por primera vez en la filmografía de Jaques Tati. Él mismo interpreta al que es su Charlot particular, su Harpo Marx particular. El Señor Hulot es un hombre alto (Tati era casi gigantesco), desgarbado, con un chaquetón largo, un divertido sombrero y una pipa perenne en su boca. Es ingenuo, simple, bonachón, y torpe, muy torpe. El Señor Hulot representa la perplejidad ante el mundo moderno de las apariencias, de la hipocresía, de la automatización y del capitalismo agresivo. Él es la vida sencilla frente a un ambiente cada vez más complicado. La crítica social está presente en todo momento, e iría aumentando en las posteriores "Mi tío", "Playtime" y "Traffic". La burquesía francesa de los años cincuenta se reúne en hoteles de playa para aparentar, para practicar el postureo. Tati se burla de la hipocresía, de la cultura del "quedar bien", de los remilgos y de las ínfulas de una clase social patética y triste por medio de su personaje, que se pasa por el forro todos estos convencionalismos estúpidos muchas veces sin ni siquiera proponérselo y que con su candidez y sinceridad da una lección de vida tranquila y feliz. "Las vacaciones del Señor Hulot" es una obra maestra maravillosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada