Porco Rosso

Porco Rosso

martes, 22 de marzo de 2016

DÍA DE FIESTA de Jacques Tati - 1949 - ("Jour de fête")


François es un humilde cartero que vive en un pueblo tranquilo y sosegado del campo francés. Cuando llegan las fiestas locales, instalan en el lugar una gran cantidad de atracciones y, entre ellas, una carpa de cine. Allí, François ve un reportaje sobre los carteros norteamericanos, los "más eficientes del mundo" según el documental. François decide entonces cambiar su modo de trabajar y hacer las cosas como se hacen en los Estados Unidos para ser más eficiente y productivo que nunca. Va a desatar un caos delirante.


La historia del cine es en gran parte una historia de incomprensión. Autores magistrales como Orson Welles o Jean Vigo, comentados en este blog, fueron siempre incomprendidos y víctimas de los problemas económicos en sus ambiciosas producciones. El francés Jacques Tati fue otro de ellos. Aunque es hoy reconocido como se merece, como uno de los más grandes y personales humoristas del séptimo arte, al nivel perfectamente de otros inmortales maestros del gag como Charles Chaplin o Buster Keaton, en su día fue poco comprendido y siempre tuvo problemas monetarios para sacar adelante sus obras. Su filmografía es muy corta, pero es única. Su humor es fino, y está basado en el gag pequeño, casi mínimo, pero cargado de significado. Sus películas son casi todas prácticamente mudas: los diálogos son cortos y también mínimos. Suele utlizar planos lejanos para retratar escenarios llenos de acciones cómicas muy ricos. En todas sus películas hay una crítica sutil al mundo moderno, a la tecnología, a la automatización, a la burguesía rancia, al afán de copiar los inhumanos modelos capitalistas norteamericanos, a la deshumanización de las ciudades, y en todas hay un llamamiento a la vida sencilla, fácil, feliz, sosegada, sin complicaciones. Creó, al igual que Chaplin a Charlot, al Señor Hulot, un hombre sencillo, tranquilo, que siempre suele meterse en líos y que hoy es un icono indiscutible del cine francés.


En "Día de fiesta", la primera película de Jacques Tati, no aparece todavía el mencionado Señor Hulot (lo haría a partir de la segunda, "Las vacaciones del Señor Hulot"). El protagonista es un cartero, François, que tras ver una película publicitaria sobre el supuestamente hiper eficiente correo norteamericano, decide tratar de imitar a estos americanos y transforma su vida en un caos. "Día de fiesta" es una crítica al capitalismo de los USA y un grito a favor de la vida tranquila en los pueblos de Europa. El cartero se ve obligado a integrarse en un medio de producción inhumano y brutal y no para de crear problemas. Es una crítica sutil, inteligente, pero decidida. La película es una delicia de gags físicos cargados de inventiva e ironía pero también de ternura; una pequeña joyita de la comedia. En su día, fue la primera película francesa en color, pero hubo de proyectarse en blanco y negro finalmente por el elevado coste y el todavía experimental formato "Thompsoncolor". Posteriormente, fue restaurada y exhibida tal y como era. "Día de fiesta" fue un éxito y una de las comedias más personales del cine francés, el éxito que inauguró una carrera extremadamente personal e inimitable pero que sufrió muchos reveses, tristemente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada