Porco Rosso

Porco Rosso

martes, 3 de abril de 2012

CLERKS de Kevin Smith - 1994 - ("Clerks")


Dante Hicks no tiene un buen día: aunque libraba hoy, ha tenido que sustituir por un favor a su compañero de trabajo en la tienda de barrio en la que se gana la vida (supuestamente, hasta que encuentre una ocupación que le llene más...). Aburrido, pasará las horas laborales charlando con su mejor amigo, Randall, que trabaja en el videclub de al lado. Hablarán, como siempre, de sexo, de amor, de amistad, de filosofía vital, de cine, de hockey, de comics, de Star Wars, de los mitos de sus infancias. El día les deparará multitud de locuras: peleas de Dante con su novia, encuentros delirantes con ex novias, fallecimientos inesperados de ex novias, deportes en la azotea de la tienda, visitas de los camellos Jay y Bob el Silencioso y de clientes estúpidos y otras aventuras cotidianas.


Director y guionista de cine y de comics, Kevin Smith es uno de los cineastas de aires independientes surgidos en los años noventa que mejor ha sabido hacerse un hueco en la industria conjugando a la perfección comercialidad, calidad y libertad creativa. Es el creador, sobre todo en sus primeros filmes, de un mundo propio de relaciones personales cargado de geniales referencias “freakies” al mundo del cine y, sobre todo, al del comic, formas artísticas que Smith ama con pasión. Cultivador de una comedia seria y alocada sin par, de geniales e hilarantes diálogos y situaciones y de estrambóticos y tiernos personajes, ha sabido retratar el mundo multicultural de la juventud de Nueva Jersey (donde siempre ha vivido y donde se siente orgulloso de vivir) y las vidas comunes de sus habitantes con tanta pasión y cariño como Woody Allen o Martin Scorsese han hecho con Nueva York o François Truffaut ha hecho con París. Aunque no pueda parecerlo, las películas de Kevin Smith, bajo su aparente fondo (falso) de simpleza argumental y de contenido, esconden multitud de deliciosos matices sobre las relaciones personales de todo tipo y naturaleza social, el asunto central de su filmografía. Muchos no han querido verlo, pero su cine está plagado de irónicas referencias culturales y de una sensibilidad muy destacada en el retrato de personajes completamente cotidianos perdidos en un mundo un tanto absurdo y un tanto solitario, a pesar de ser un mundo de buen humor. Ha sido, además, el creador de dos personajes que ya son míticos en la cultura Norteamericana: Jay y su amigo Bob El Silencioso (interpretado por el propio Smith) que represetan a los clásicos freaks urbanos errantes, asíduos de centros comerciales, festivales y tiendas de comics y antros varios, carismáticos, llenos de dignidad, algo intransigentes, algo fanáticos, algo locos.


Debutó Kevin Smith en 1994 con la primera parte de su célebre “Trilogía de Nueva Jersey”: “Clerks”, rodada con cuatro duros y que fue todo un rompedor éxito, tras la que aumentó su presupuesto para sus dos continuaciones: “Mallrats” y “Persiguiendo a Amy”. Tras ellas, rodó la comedia fantástica “Dogma” (que creó cierto escándalo por sus críticas desprejuicidas hacia la Iglesia), la nueva comedia “Jay y Bob El Silencioso Contraatacan”, la comedia romántica "Jersey Girl", la discutida "Clerks II" (retorno a los personajes y al mundo de la "Trilogía de Nueva Jersey"), la nueva comedia "¿Hacemos una porno?", el horror para olvidar de "Vaya par de polis" (no sé que pasaba por su cabeza al hacer esta cosa) y el thriller de terror "Red State".


“Clerks” fue rodada, con préstamos de familiares y de amigos, en la tienda en la que el propio Kevin Smith trabajaba, y colaboraron en ella estos mismos amigos y voluntarios por las noches o en los días de fiesta. Fue, inesperada y merecidamente, una de las películas revelación de los años noventa, triunfadora en el Festival de Sundance y lanzadora de la carrera de su creador. Rodada en blanco y negro, es “Clerks” una genial comedia seria sobre relaciones personales de todo tipo (como las dos otras partes que seguirían de la "Trilogía de Nueva Jersey" y como "Clerks II"). Narra un día de locos en la vida de Dante, un joven de la generación X apasionado del cine, de los comics y del hockey que aprende a vivir con sus miedos (y mucho humor) en el mundo moderno junto a sus amigos y a su novia. La película está construída en base a una acumulación de situaciones desternillantes y algo surrealistas movidas por unos magníficos y ágiles diálogos y un humor ciertamente “freakie” y cargado de referencias culturales de todo tipo. Su simpleza es apabullante, así como su capacidad de cautivar con esta simpleza, con su buen hacer, con su espontaneidad y con su ritmo. Provoca la risa, y también conmueve e identifica al espectador con los jóvenes del momento, que no son tan distintos de los de hoy, pienso. En ella aparecían por primera vez los míticos Jay y Bob El Silencioso, además de otros personajes que tendrían algo que ver en las dos siguientes entregas de la “Trilogía de Nueva Jersey”, pues esta sería la primera parte tras su éxito arrollador. Las siguientes serían “Mallrats” y “Persiguiendo a Amy”, y sus caracteres se interconectarían con los de esta de una manera u otra (hermanos, primos, amigos, novios, ex novios, referencias…), conformando las tres juntas un genial y sentido fresco de la Nueva Jersey de los años noventa.

3 comentarios:

  1. A mi me gustó, sep. Pero tanto había oido sobre ella, que me esperaba más.

    ResponderEliminar