Porco Rosso

Porco Rosso

lunes, 10 de julio de 2017

COLOSSAL de Nacho Vigalondo - 2016 - ("Colossal")


Gloria es una chica de Nueva York que pasa por un mal momento. Lleva un año en el paro, su relación con su novio, Tim, va de mal en peor; se siente perdida en la vida y tiene un claro y cada vez más grave problema con el alcohol. Todo se termina de ir al garete cuando Tim, cansado de la situación, decide dejarla. Gloria se marcha entonces una temporada a su pueblo natal a reorganizar sus ideas y a tratar de encontrar una salida a su situación. Mientras está allí, algo increíble ocurre en Seúl, en Corea del Sur: un monstruo gigantesco ataca la ciudad...


Con "Colossal" me reconcilio plenamente con Nacho Vigalondo, que desde la imaginativa "Los cronocrímenes" (una película excelente, y más teniendo en cuenta cómo estaba el patio en el cine español fantástico de hace ahora justo diez años) me parecía totalmente perdido e incapaz de dar pie con bola. "Extraterrestre", con la que fui injustamente benévolo en un primer visionado, me resultó en el segundo una bazofia infame y sobre todo un descarado timo con todas las letras, y "Open Windows" creo que es, tristemente, una buena idea mal ejecutada y mucho peor desarrollada. "Colossal" por el contrario y por fin es una maravilla y, hasta ahora, su mejor película, pienso. El director cántabro hace aquí un homenaje a los filmes de monstruos clásicos (en especial a los japoneses) por medio de una historia de toques pulp donde todo es maravillosamente entrañable y fantasioso y que, además, esconde una parábola claramente feminista. La protagonista es una soberbia e inolvidable Anne Hathaway que da vida a un personaje genial: a una mujer que pasa por una mala época y que abusa del alcohol y que, perdida en este momento vital, decide pasar una temporada en su pequeño pueblo natal, en donde va a ser testigo y protagonista de unos extraños acontecimientos. No quiero decir mucho más de este filme, porque creo que es uno de esos que hay que ver sin saber demasiado o incluso diría prácticamente nada. Sólo reseñar que, como he dicho, es una fábula feminista con un gran poder evocador y romántico que una vez más homenajea a los ahora tan de moda años ochenta, fábula feminista que además tiene una trama muy original que bebe del mencionado género de los monstruos japoneses (kaiju), género al que reestructura por completo para darle una nueva lectura sorprendente.


La protagonista de "Colossal" se mueve en un mundo de hombres débiles y pusilánimes y ha de dar ejemplo de moralidad e integridad, de solidaridad y fuerza, mientras se encuentra a sí misma y supera a sus miedos. Todo está llevado con un ritmo fluido y alegre, y la comedia fina y el drama se mezclan sin problemas y dan como resultado un conjunto muy sólido y personal que engancha al espectador desde el principio. Los efectos especiales, muy baratos imagino, son magníficos (y ese combate final es muy, muy grande, muy colosal, valga la redundancia), mientras que los diseños de los monstruos tienen un gran carisma. Sí que le falta al filme algo de más desarrollo de algunos personajes (los que lo han visto saben seguro que me refiero especialmente a uno, que creo que evoluciona de forma un tanto abrupta), pero esto se puede perdonar perfectamente porque estamos ante una de las propuestas más imaginativas del último cine fantástico. Vigalondo, así sí.


2 comentarios:

  1. Interesante!! Me la anoto!!!
    Y además que haya contado con Anne Hathaway, es un aliciente para mí.

    Un saludOOo enorme!!

    ResponderEliminar
  2. Imagina que un día, en pleno zinemaldi, entre la seria selección de dramas, films de clara denuncia política y social, dolorosas historias de amor frustradas o retratos de personajes crepusculares, una mañana, a primera hora, te ponen Colossal. Imposible no sentir un subidón (e incluso ganas de darle un abrazo a Vigalondo en la rueda de prensa). Yo también le perdono ciertas brusquedades en el arco dramático de los personajes masculinos (o lo indefinidos que están la mayoría, directamente). Incluso le perdono cierta bajada de ritmo en su tramo central. Y es que con esa estupenda protagonista (que maja la Hathaway, que se implicó hasta el punto de hacerse productora ejecutiva. El resultado no habría sido el mismo sin ella en casi todos los aspectos), esa mezcla de géneros tan inspirada (desde mi punto de vista), ese alegato feminista tan inesperado, fresco y agradecido en un film de este tipo, y ese genial final es imposible resistirse ;)

    Kisses colosales ***

    ResponderEliminar