Batman

Batman

martes, 12 de febrero de 2013

ÁTAME! de Pedro Almodóvar - 1990 - ("Átame!")


Ricki es un joven huérfano que se ha pasado la vida de orfanato en orfanato y que está locamente enamorado de Marina, una actriz que ha tenido problemas con las drogas. Ricki se acostó una vez con ella, pero ella no lo recuerda: fue un polvo de una noche y nada más. Ricki la secuestra: la secuestra para demostrarle su amor. Marina le detesta por ello. Sin embargo, pronto, descubre que Ricki es, contra lo que pensaba, una persona maravillosa y bondadosa que sólo desea entregar su amor a los demás...


Después de saltar a la fama de manera definitiva con la genial "Mujeres al borde un ataque de nervios", Pedro Almodóvar entregó otra de sus mejores películas, "Átame!", una nueva comedia pero con toques de drama esta vez que le supuso un nuevo paso hacia el reconocimiento total en el extranjero (a pesar de que algún escándalo debido a su calificación tuvo en los USA, según he leído, desconozco si es verdad) y que también le supuso a Antonio Banderas, uno de sus actores fetiche de su primera etapa, el último papel de relevancia en España antes de su salto hacia Hollywood. La cinta narra otra de las características historias de amor extravagantes del director manchego, historia de amor que en este caso es tan fetichista como festiva. Porque, por lo menos para mi, si hay una película fetichista y a la vez extremadamente freakie de la filmografía de Almodóvar esa es ésta que nos ocupa. Banderas da vida a un secuestrador bastante malito de la cabeza pero de un fondo luminosamente bondadoso en el que es uno de los mejores personajes de toda su carrera, mientras que Victoria Abril hace lo propio con una secuestrada que transpira emoción y que termina, como se imaginan, sintiendo algo más por su secuestrador. Ambos hacen gala de una química apabullante en una trama que en manos de otro director habría resultado cruenta y escabrosa y que aquí es un paseo por un mundo de sentimientos ocultos y frustrados que termina, contra todo pronóstico, en un happy end que pone los pelos de punta. "Átame!" es una historia de amor y erotismo de las buenas, más sencilla y limpia de lo que parece en un principio y llena de diálogos para el recuerdo henchidos de sinceridad.


No sólo Banderas y Abril, de todas formas, despuntan en la historia: los secundarios de la cinta brillan todos, uno tras otro, destacando especialmente unos también inolvidables Loles León, Julieta Serrano, Lola Cardona o el gran Francisco Rabal (por los que Almodóvar homenajea al mundo del teatro en general, que según dicen es otra sus grandes pasiones). Es verdad que hay algunas tramas secundarias en "Átame!" que, como en otras películas de Almodóvar, no pintan mucho en la línea general del argumento y le aportan poco, pero se puede perdonar por lo maravilloso de la historia central y por lo geniales que están, como he comentado, todos los actores de la película. La estética es la de siempre, el collage de influencias puramente español y castizo habitual, esta vez sazonado con un toque freakie que hace juego con el "fetichismo" de la trama central (impagables, sobre todo, esos muñecos de "He-Man y los Masters del Universo", no se me olvidarán nunca, y también el homenaje al cine de terror, a la serie B y al gore de la trama secundaria). Otra joyita del manchego que inauguraba inmejorablemente su década de los noventa.

1 comentario:

  1. Félix S. Trabanco12 de febrero de 2013, 8:59

    Maravillosa película de uno de los escasísimos buenos directores de este país.

    ResponderEliminar